Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de uso y de medición de nuestra web.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La miel en la alimentación infantil

La miel en la alimentación infantil

Con el paso de los meses, una vez iniciada la diversificación alimentaria, la dieta de tu hijo se va completando con la introducción de nuevos alimentos, entre ellos la miel.

Queremos dedicar este post a hablar de los beneficios y características de este alimento, y su uso en la etapa infantil.

¿Por qué es tan buena la miel para los niños?

La miel es un alimento de alto valor nutricional pues contiene azúcares, vitaminas y minerales, necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Con un porcentaje bajo de agua, motivo por el cual se conserva en buen estado durante mucho tiempo, su componente principal son los hidratos de carbono (alrededor de un 80%), destacando la fructosa como mayoritario, seguido de la glucosa y una cantidad reducida de sacarosa (azúcar).

La miel es rica en vitaminas tanto liposolubles (A, D, E, K) como hidrosolubles (C, grupo B), siendo éstas últimas las más abundantes. Predominan la tiamina (B1), riboflavina (B2), piridoxina (B6), niacina (B3) y ácido pantoténico (B5). También destaca su alto contenido en sales minerales como hierro, fósforo y calcio, nutrientes que contribuyen en el óptimo crecimiento de nuestros hijos.

Por todos estos motivos, la miel resulta un alimento muy recomendable en la alimentación de los niños, contribuyendo a llevar una dieta sana y equilibrada.

¿Cuándo ofrecer miel al bebé?

En el caso de los bebés hay que tener precaución y sólo ofrecerles alimentos infantiles con miel que nos den confianza y garantía y sobre todo sean aptos para su edad.

Hasta el año de vida, es recomendable no ofrecer al bebé miel fresca como tal, al no estar tratada o elaborada para este colectivo. Como alternativa, podemos ofrecerles productos procesados que indiquen en su etiquetado que son adecuados para la alimentación de bebés, como es el caso de papillas, galletas, tarritos u otros alimentos.

La miel incluida en los cereales infantiles por ejemplo, ha sido cuidadosamente seleccionada, filtrada y tratada a nivel industrial para favorecer su tolerancia por parte de los más pequeños. Además, la cantidad de miel que se suele incluir en los productos dirigidos a los niños como las papillas de cereales no es muy elevada pues se añade para beneficiarse de su aporte de nutrientes, sin aumentar de forma excesiva el aporte de azúcares de la dieta, pero también para poder ofrecer alimentos de aromas y sabores diferentes, con el fin de que el bebé adquiera buenos hábitos alimentarios y que su dieta sea lo más variada posible.

Para introducir la miel en la alimentación del bebé, desde Laboratorios Ordesa te proponemos nuestra papilla Blevit plus 8 Cereales con Miel, elaborada a base de una equilibrada mezcla de 8 cereales y miel, y además contiene fructooligosacáridos (FOS).

Otra gama con la que puedes incluir la miel en la dieta de tu bebés es la gama Blevit plus Duplo, formada por diferentes variedades con miel y sin miel.

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto