Mucha gente piensa que las meriendas son cosa de niños, sin embargo, esa comida a media tarde es muy importante para ayudarnos a aguantar la jornada sin llegar desfallecidos a la cena. Además, proporciona la oportunidad de completar los nutrientes que necesitamos siempre que sea una merienda sana y adecuada a las necesidades según la edad

Menores de 2 años

Hasta los 6 meses aproximadamente, cuando los bebés se alimentan exclusivamente de leche, la merienda como tal no existe, ya que comen a demanda. Sin embargo, en cuanto comienzan con la alimentación complementaria es habitual que empiecen a merendar papillas de frutas. Esta es la merienda ideal hasta los 2 años, una buena papilla hecha de varias frutas a las que se les puede añadir galletas o incluso un poco de leche.

De 2 a 10 años

A partir de los 2 años el pequeño ya tiene la capacidad de masticar, por lo que es el momento de empezar a darle otro tipo de alimentos como fruta en trozos, pan de molde con jamón cocido, zumos sin azúcar, yogur, un vaso de leche con galletas… Y a medida que crezca, se pueden introducir los bocadillos.

Para que la merienda siga siendo sana, es recomendable que pasen unas tres horas entre la comida y la merienda y entre ésta y la cena. Asimismo, la merienda debe representar el 15% del total del aporte energético diario y contribuir a completar las cantidades diarias recomendadas de lácteos, frutas y cereales. Hay que evitar la bollería industrial.

Adolescencia

En esta época se produce un cambio en el desarrollo del niño ya que se produce lo que se conoce como “estirón”, momento en el cual crece hasta alcanzar prácticamente su altura definitiva.

Estos cambios propician un aumento de las necesidades nutricionales de los adolescentes, que generalmente necesitan comer más. No obstante, este aumento de alimento debe de venir igualmente de lácteos, frutas, etc. Alimentos sanos ricos en minerales, vitaminas, fibra…

Etapa adulta

Una vez pasada la adolescencia,es necesario rebajar las cantidades y calorías de la merienda. Pero a pesar de lo que la mayoría de adultos cree, merendar no es solo cosa de niños y está recomendado hacer 5 comidas al día para todo el mundo. Eso sí, no es necesario tomarse un bocadillo de chorizo; un café con leche y una fruta o un yogur con cereales representan una merienda ideal para un adulto.