Se entiende por lactancia mixta la alimentación del lactante en la que se combina la lactancia materna con la utilización de leches infantiles. Este tipo de pautas se suelen dar cuando la madre se reincorpora al trabajo tras la baja maternal, para complementar la alimentación del bebé en aquellos casos en los que la leche materna no resulta suficiente o en otras muchas y diversas situaciones. Es posible llevarla a cabo con éxito siguiendo una serie de consejos.

¿Por qué lactancia mixta?

- Por necesidad de la madre al acabar la baja maternal y empezar a trabajar ya que no es fácil seguir con todas las tomas de leche materna.

- Para suplementar la alimentación del bebé cuando la leche materna no es suficiente para él.

La lactancia mixta ofrece una serie de ventajas y desventajas. En cuanto a las ventajas, permite al padre alimentar al niño y de esta manera esta labor no recae solamente en la madre, favoreciendo la colaboración de ambos en el cuidado directo de su hijo.

En cuanto a las desventajas, una vez que se inicia la lactancia mixta es difícil volver a la lactancia materna exclusiva; de hecho, muchas veces provoca que la madre cada vez tenga menos leche o que el bebé mame peor, por lo que puede significar el fin de la lactancia materna si no se realiza correctamente. Asimismo, la preparación de los biberones es más laboriosa (hay que esterilizarlos, calentarlos, etc., mientras que dar el pecho es más sencillo).

¿Cómo llevarla a cabo?

Principalmente, existen dos maneras:

- Alternado tomas, es decir, una de las tomas se realiza exclusivamente con pecho y la siguiente, con biberón. Es la fórmula que se usa cuando la madre no puede estar presente en todas las tomas.

- Suplementando tomas. En este caso todas las tomas mezclan ambos, se da primero cada pecho unos 15 minutos y luego, para completar la alimentación, biberón. Este método es el preferido para bebés que no engordan lo suficiente con el pecho.

Además, para que la madre siga produciendo leche se deben seguir una serie de consejos:

- Mantener la lactancia materna exclusiva durante las primeras semanas de vida del bebé para permitir que la leche suba y que el pequeño se acostumbre a mamar. Cuanto mejor asentada esté la lactancia materna, mejor funcionará la mixta.

- Empezar dándole un solo biberón cada 24 horas. Antes de incorporar un segundo biberón, espera a que el pecho se acostumbre para evitar mastitis u otros problemas.

- Otra opción es seguir el método Kassing, que da el biberón recreando condiciones parecidas al amamantamiento.