La flora intestinal o microbiota está formada por las bacterias que colonizan nuestro intestino desde el momento del nacimiento y que tienen funciones tan importantes como la defensa frente a infecciones intestinales, la correcta digestión y absorción de nutrientes o la síntesis de algunas vitaminas. Por tanto, el mantenimiento de un correcto estado de la flora intestinal del bebé ayudará a que crezca sano y fuerte.

Durante el embarazo, el tracto gastrointestinal del feto se encuentra todavía estéril, es decir, sin la presencia de bacterias. Es en el momento del parto cuando se inicia el primer contacto con las bacterias del entorno, por lo que la vía de nacimiento se considera un factor responsable del tipo de flora bacteriana que colonizará el aparato digestivo del bebé. Otros factores ambientales como la esterilidad en el momento del parto o la higiene en la manipulación de los alimentos, así como la forma de alimentación también condicionan la incorporación de diferentes especies bacterianas en el colon.

Se ha observado que en función del tipo de lactancia, los bebés presentan una flora intestinal diferente. Las bacterias mayoritarias en el intestino de los bebés alimentados con leche materna son las bifidobacterias y lactobacilos, microorganismos considerados más beneficiosos para mantener un buen estado de salud intestinal, y que ayudan a la maduración de sus defensas, mientras que los bebés alimentados con leches infantiles presentan mayor cantidad de bacteroides y clostridios.

En el caso de los lactantes alimentados con leches infantiles, para intentar tener una composición de la flora intestinal que se asemeje a la de los bebés alimentados con leche materna, pueden incluirse en su composición compuestos como los prebióticos y los probióticos.

Los prebióticos son compuestos que sirven como alimento a las bifidobacterias que ya se encuentran presentes en el interior del intestino y favorecen su crecimiento. 

Los probióticos se basan en la adición directa de bifidobacterias y lactobacilos vivos a los alimentos.

El desarrollo de alimentos infantiles que favorezcan una flora intestinal saludable ha sido una de las principales líneas de investigación de Laboratorios Ordesa, que en estos momentos dispone de diferentes gamas de leches y papillas que incorporan prebióticos y probióticos en su composición bajo las marcas Blemil y Blevit.