La piscina es uno de los lugares más divertidos del verano para los niños, pero también puede resultar peligroso si se permite a los niños correr y saltar de cualquier manera.

Son muchas las casas de verano que cuentan con piscina privada y, por lo tanto, sin socorrista. Por esta razón, hay que tener cuidado cuando los niños jueguen en el agua.

Lo primero es que siempre debe haber uno o más adultos presentes vigilando los juegos. Los niños nunca deben bañarse sin supervisión.

Además, debes asegurarte de que los niños saben nadar o de que llevan los complementos necesarios (manguitos, flotadores), bien hinchados.

Y, por último, elegid juegos que presenten los menos riesgos posibles. Estas son algunas buenas ideas:

1- Carreras en el agua: Haz dos equipos entre los niños presentes que sepan nadar bien. Cada uno de ellos tendrá un balón. En cada turno, un niño de cada equipo deberá conseguir llevar el balón de un extremo a otro, pero sin usar las manos. Gana el que primero llegue.

Asegúrate de que los demás esperan fuera tranquilos y sentados en el borde.

2- ¡A esconder los globos!: Infla unos cuantos globos, échalos al agua y pide a los niños que intenten hundirlos. Seguramente no podrán hacerlo, pero se reirán mucho intentándolo. Este juego es más seguro si se hace donde todos hacen pie.

3- ¡Marco! ¡Polo!: Un juego clásico que consiste en que un niño tiene que encontrar a los demás, que circulan por la piscina, con los ojos cerrados, solo por el sonido de su voz. Cada vez que él grite “¡Marco!”, los demás tendrán que contestar “¡Polo!”, y así se irá orientando.

También es para niños que naden bien, y mejor si lo hacen en la zona en la que hacen pie.

4- ¡Segundos fuera!: Este juego necesita una red para dividir la piscina en dos partes y varios objetos que floten. Divide a los niños en dos grupos y coloca a cada grupo en una parte. En cada una de las zonas, además, echa el mismo número de objetos flotantes. Fija un tiempo (2 minutos, por ejemplo) y, cuando empiece el cronómetro, cada equipo deberá tirar los objetos que hay en su zona a la otra. El que más objetos al acabar el tiempo tenga, pierde.

5- A buscar el tesoro. Elige un objeto que no flote, como una moneda, y échalo a la piscina. Los niños deberán lanzarse y encontrarlo antes que los demás.

Este juego solo es válido para niños mayores que sepan bucear bien.

 

 

Fuente:

- Fodor, Elizabeth; Morán, Monserrat (2009), Todo un mundo de sonrisas, Madrid, Editorial Pirámide, Tercera edición.

- Blog EnFamilia de la AEP: http://enfamilia.aeped.es/prevencion/seguridad-en-piscinas