Los tres años son la edad ideal para que los pequeños disfruten a lo grande en su fiesta de cumpleaños. Una buena decoración sobre sus personajes favoritos y varios juegos acordes a su edad harán que la celebración sea de lo más animada y divertida.

Ya ha llegado el tercer cumpleaños del pequeño y se lo pasará a lo grande en su fiesta de cumple. Seguramente haya empezado el colegio y los invitados podrán ser sus compañeros de clase. Aunque aún es pequeño y la fiesta será más bien cortita, ya podrá disfrutar de juegos en común con los demás invitados.

Las fiestas temáticas sobre sus personajes favoritos serán sus preferidas y con estas pequeñas reuniones, en las que también será el invitado, comenzará su vida social y a aprender ciertos valores como el respeto a los demás, a compartir los juguetes, a ser más independiente, etc.

A esta edad los niños tienen mucha energía y no paran de correr de un lado a otro así que la elección del lugar es importante, puede ser en casa si son poquitos invitados y hay suficiente espacio pero una opción muy buena, si el tiempo lo permite, es hacerla en un jardín o en el parque. También hay salas específicas para celebraciones que se pueden alquilar.

Con tres años las fiestas temáticas son las favoritas de los pequeños: pueden ser sobre su película favorita en particular o de algo más general, fiesta de hadas, de piratas o de princesas, por ejemplo. La decoración debe ir acorde al tema elegido.

Algunos juegos para animar la fiesta

Pero aparte de una decoración llamativa y divertida, de una buena tarta y de la correcta elección del lugar, será buena idea que los padres hagan una pequeña selección de juegos para que los niños se entretengan. Las actividades no deben durar más de 10 o 20 minutos y siempre deben estar supervisadas:

  •  Con tres años ya disfrutarán poniéndose disfraces así que deja una caja o baúl con alguno de ellos o con ropa que ya no uses y que los niños se vistan a su gusto.
  •  Las manualidades también suelen tener éxito entre niños de esta edad, pueden ser pinturas, plastilinas o cualquier cosa que se nos ocurra.
  •  Los espectáculos de cuentacuentos o títeres son actividades muy visuales y entretenidas que a los más pequeños les gustan mucho pero no deben ser demasiado largas porque dejarán de prestar atención y se aburrirán.
  •  Hacer pompas de jabón (mejor que se haga al aire libre) también es muy divertido. Se pueden poner varios cubos con agua y jabón y enseñarles a hacerlas con un arito para que después las exploten.
  • Con tres años ya se puede poner una piñata, debe estar al alcance de los pequeños y que las sorpresas que haya dentro no sean duras: se pueden meter bolsitas de chucherías o peluches pequeñitos.
  •  Los payasos y los animadores también son una buena opción, podrán hacer algún tipo de espectáculo con los niños, organizar juegos o concursos, etc.
  •  Otra buena idea es el juego de las estatuas, que consiste en poner música y que todo el mundo empiece a bailar, cuando se pare la música un adulto debe gritar: ¡estatua! y todos los niños deben quedarse quietos; el que no lo esté, será eliminado. El juego debe ser rápido para que los que hayan sido expulsados no se aburran.
  •  Un buen recurso es dejar juguetes para niños de tres años (pelotas, aros, túneles, triciclos…) y acotar una zona para que sean ellos mismos quienes elijan qué hacer y con quién jugar, o bien llevarles a un parque infantil con columpios acordes a su edad.
  •  Asimismo, los pequeños pueden jugar a buscar cosas que los padres hayan escondido previamente, es mejor que sean cosas relacionadas con la fiesta y que sean la misma (un muñeco pequeño, un chupa-chus…) para que no se peleen. Cada niño debe buscar un tesoro y luego se lo podrá quedar. El espacio debe estar acotado para que no se pasen demasiado tiempo buscando porque al final podrían aburrirse y abandonar.
  • Si la fiesta es en verano y al aire libre, se puede jugar a las guerras de agua con pistolas especiales para esto. Es un juego divertidísimo para los más pequeños.