Los juegos y juguetes deben formar parte de la vida de los más pequeños ya que son una buenísima manera de fomentar el desarrollo de sus habilidades motrices e intelectuales mientras que se divierten solos o con otros niños.

A los dos años, los niños ya tienen bastantes habilidades: habrán aprendido a andar a la perfección y estarán empezando a correr y a subir unos pocos escalones, su capacidad de concentración es mucho más amplia y su desarrollo del lenguaje muy rápido.

Los juegos y los juguetes son fundamentales durante la infancia porque les ayudan a desarrollar sus habilidades motoras y coordinación, el lenguaje, estimulan los sentidos, fomentan su imaginación, creatividad e, incluso, les ayudan a liberar energía. Son una manera de aprender mientras están entretenidos y se divierten, además, no es necesario que tengas muchos ni muy caros, bastará con unos pocos que le gusten y sean apropiados para su edad.

Los mejores juguetes a los dos años serán los que mejor se adapten y fomenten sus habilidades motrices e intelectuales.

- Les gustará mucho estar al aire libre y es muy bueno para los pequeños, así que cuando empiece el buen tiempo hay que aprovechar para ir al parque. Los columpios deben ser para niños de dos años, además, podemos llevarles a montar en triciclo para principiantes a alguna zona tranquila.

- Los instrumentos musicales sencillos son muy buenos para desarrollar la creatividad, el sentido del oído y la coordinación aunque habrá que estar preparado para el ruido. Los mejores son el xilófono, teclados, triángulo y panderetas o tambores.

- Los juegos de pintar con los dedos son una buenísima opción para el desarrollo de su creatividad, igual pasa con la plastilina de colores.

- Los juegos de construcción, rompecabezas o piezas que encajen son muy divertidos y educativos. Les ayudarán en su concentración, motricidad fina y memoria.

- Las actividades para hacer teatro como los disfraces, las marionetas o los títeres también son muy divertidos y podrá participar toda la familia. También les gustarán los juguetes que imitan objetos de la vida cotidiana como las cocinitas, el teléfono, cajas de herramientas o las comidas.

- No hay que dejar de lado los peluches tradicionales, los muñecos y los coches y trenes pero siempre teniendo en cuenta que sean apropiados para los dos años porque si tienen piezas muy pequeñas o desmontables puede haber riesgo de asfixia.

- Los cuentos fomentan el gusto por la lectura y podemos leérselos nosotros o leerlos con él. Las historias deben ser muy sencillas y breves y los dibujos llamativos para que no se aburran o se pierdan. Es importante leer el cuento siguiendo el ritmo del pequeño para que lo disfrute al máximo.