Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de uso y de medición de nuestra web.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así es la infección de orina en el embarazo

Así es la infección de orina en el embarazo

Durante el periodo de gestación se producen toda una serie de alteraciones en el cuerpo de la mujer, algunas de las cuales producen molestias de diferente grado. Las infecciones de orina son muy comunes durante el embarazo y los motivos que las causas son diversos.

Los propios cambios hormonales o el peso que ejerce el útero sobre la vejiga pueden tener como consecuencia este trastorno que, aunque no suele derivar en complicaciones graves, requiere ser tratado. A continuación, te explicamos más en profundidad qué provoca una infección urinaria y cómo podemos prevenirla.

 

¿Por qué son tan comunes durante el embarazo?

Por regla general, las infecciones de orina son más habituales en las mujeres que en los hombres debido a las características anatómicas del aparato urinario femenino. La uretra es más corta y está más próxima a la vagina, de manera que la transmisión de gérmenes desde el exterior hasta la vejiga se produce con mayor facilidad. Además, también se encuentra más cerca del ano, otra fuente de gérmenes.

Mujer embarazada con infección de orina

 

Durante el embarazo se suman toda una serie de condicionantes que incrementan las posibilidades de contraer una infección urinaria. Por ejemplo, el incremento de algunas hormonas como la progesterona (hormona del embarazo), hace que se produzca una mayor relajación de los músculos del área de la vejiga, provocando que los procesos se ralenticen y favoreciendo las infecciones.

Además, el aparato urinario sufre un desplazamiento debido al crecimiento del útero, lo que complica el vaciado de la vejiga y facilita que las bacterias viajen a los riñones. El aumento del flujo vaginal, la disminución de la acidez de la orina y el aumento de la glucosa, son otros síntomas propios del embarazo que allanan el camino a las infecciones.

Con tal de mantener a raya este trastorno, cada trimestre del embarazo es necesario realizarse un análisis de orina (urocultivo). Evidentemente, si notas algún síntoma, es importante acudir al médico. Sin embargo, los síntomas no siempre se manifiestan de forma clara, de modo que es a través de estas pruebas rutinarias cuando se pueden detectar y tratar con presteza.

 

Síntomas y tratamiento de las infecciones urinarias

Aunque, tal y como hemos indicado, los síntomas de una infección de orina no siempre resultan claros, las señales más comunes son las siguientes:

  • Notar ardor o dolor al orinar.
  • Tener la necesidad de ir al baño mucho más frecuentemente.
  • Tener la sensación de no vaciar la vejiga tras orinar.
  • Detectar sangre en la orina.
  • Sentir dolor o contracciones en la parte baja del vientre.
  • Padecer escalofríos, sudores y/o fiebre.
  • Ver alteraciones en la orina (aspecto turbio, mal olor).
  • En caso de que la infección llegue a los riñones, puedes notar dolor en la parte baja de la espalda.

En caso de que un especialista confirme el diagnóstico, en general recomienda iniciar la toma de antibióticos cuanto antes. Una infección no tratada, o mal curada, puede expandirse a otras partes del cuerpo o dar lugar a pielonefritis, es decir, la infección de las vías urinarias superiores.

No obstante, no debes alarmarte; las infecciones urinarias tratadas a tiempo suelen curarse sin provocar mayores problemas ni afectar a la salud del bebé.

Mujer embarazada en chequeo médico

 

¿Cómo prevenir una infección urinaria?

Como siempre, es mejor prevenir que curar, de manera que queremos darte algunos consejos para ayudarte a evitar las infecciones de orina en el embarazo:

  • Bebe unos dos litros de líquidos al día. El agua será tu mayor aliado, pero los zumos, las sopas o las infusiones también son maneras saludables de hidratarte.
  • Reduce la ingesta de cafeína y azúcar.
  • Toma alimentos ricos en vitamina C.
  • Trata de orinar en cuanto sientas ganas e intenta vaciar bien la vejiga.
  • Orina antes y después de mantener relaciones sexuales.
  • Tras hacer tus necesidades, asegúrate de limpiarte siempre de delante hacia atrás. De esta manera, evitarás arrastrar los gérmenes desde la zona del ano a tu vagina.
  • Mantén una buena higiene íntima evitando productos que puedan alterar el pH como determinados jabones o desodorantes íntimos.
  • Usa ropa interior de algodón y cambia de muda varias veces al día para evitar la humedad.
  • No utilices pantalones muy ajustados.

El embarazo ya es de por sí un periodo en el que se sufren muchos cambios a nivel físico, por lo que evitar las infecciones de orina, te ahorrará las molestias que ocasiona para y así llevar mucho mejor esta etapa. 

 

 

Fuentes:

Zorrilla, Francisco. ¿Cómo prevenir las infecciones de orina en el embarazo? Consulta con tu ginecólogo. Recuperado de

http://www.consultatuginecologo.com/infecciones-orina-embarazo/

Cabello, Pablo. Infecciones de orina en el embarazo. Matterna. Recuperado de

https://www.matterna.es/el-embarazo/infecciones-de-orina-en-el-embarazo/

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto