Hasta hace unos años, el padre ni siquiera entraba en la sala del paritorio, se quedaba fuera esperando a que la enfermera o matrona le enseñara a su bebé. Sin embargo, el papel del padre ha cambiado radicalmente y no solo está con la madre en cada momento del parto, sino que quiere implicarse lo más posible para disfrutar de ese momento tan especial.

No hay duda de que es la mujer la protagonista del embarazo y el parto. Pero el padre cada vez más busca un papel relevante en todo este proceso para vivir esa experiencia tan maravillosa. Asimismo, un estudio elaborado por las matronas del Hospital Universitario de la Plana de Vila-real asegura que, cuando el padre se implica en el parto y ayuda a la mamá, aumenta el número de partos naturales y disminuye la necesidad de solicitar analgesia epidural, es decir, transmite tranquilidad a la mamá y eso ayuda al proceso de parto.

Por lo tanto, el papel principal del papá será justamente ese: dar tranquilidad a la mamá, ayudarla en todo lo que necesite, eliminar aquellos obstáculos o interferencias que se presenten y apoyarla en todas sus decisiones.

Para ello, el papá tendrá que prepararse desde el primer momento del embarazo acudiendo a las revisiones médicas, informándose de todo lo que va pasando, yendo a las clases de preparación al parto… En definitiva, se tiene que preparar para el parto como si fuera él el que va a dar a luz.

Asimismo, es importante que la pareja hable semanas antes de salir de cuentas de cómo quieren que sea el parto, para que el papá sepa si la madre quiere anestesia epidural o no, enema, qué posturas quiere adoptar, etc. Aunque luego pueda haber cambios debidos a circunstancias médicas, es importante que el papá sepa lo que la mamá quiere por si, con los líos, se olvida de algo.

Más consejos para el papá

Además de todo lo dicho anteriormente, el papá debe:

- Conocer los signos que indican que el parto ha empezado y estar pendiente en los días en los que el parto puede desencadenarse. Así, podrá ayudar a la embarazada a saber si debe ir al hospital ya o esperar.

- Ayudarle a calmar el dolor de las contracciones mediante un baño, un masaje, etc.

- Ayudarla y dirigirla en las respiraciones.

- Entretenerla y distraerla para que no se preocupe y note menos el dolor. Y saber también cuándo la mamá necesita paz, tranquilidad y silencio.

- Atender a sus demandas si tiene frío, calor, está molesta, necesita un cojín más, etc.

- Durante el expulsivo la ayuda del padre es menor, pero aun así es importante que esté al lado de la mamá todo el rato y le dé apoyos y ánimos, diciéndole lo bien que lo está haciendo y que ya queda poco para ver a su bebé.

Y, por supuesto, el papel del padre no acaba cuando el pequeño nace, sino que empieza su gran momento ya que podrá ocuparse del bebé igual que la mamá (excepto por la lactancia materna) con lo que podrá empezar a demostrar lo buen padrazo que es.

 

Fuentes:

 

- http://www.hacerfamilia.com/embarazo/ventajas-parto-implicar-padre-embarazo-20170222105656.html

- Los Consejos de tu Matrona, Guía elaborada por la Asociación Española de Matronas: http://www.aesmatronas.com/descargas/consejos_de_tu_matrona.pdf