Pasados los dos años el ritmo de la fiesta será diferente, el niño ya podrá ser más participe del evento y disfrutará con una decoración llamativa y temática y con una buena tarta de cumpleaños.

A partir de los 2 años los niños son lo suficientemente mayores para poder integrarse en su fiesta de cumpleaños, aguantarán más rato despiertos, podrán disfrutar de las actividades y los juegos y se comunicarán mucho mejor. Ya podrá haber más invitados y reunir a varios niños de la misma edad para que jueguen, aunque aún les costará compartir los juguetes.

Algunas ideas para celebrar una entretenida fiesta podrían ser:

  •  Aunque ya sea su segundo cumpleaños aún es un bebé así que la fiesta debe ser más o menos cortita porque se seguirá cansando pronto. El mejor momento es después de la siesta o por la mañana para que el niño esté descansado y que no se extienda más de 2 o 3 horas, justo para merendar y hacer algún juego.
  •  Hay que elegir un lugar adecuado para la celebración, si es en casa debe ser en una habitación amplia donde se hayan retirado todos los objetos peligrosos que estén al alcance de los niños. También se puede alquilar un salón de juegos donde organizarán ellos mismos la fiesta y si hace buen tiempo puede celebrarse en un parque o un jardín al aire libre.
  •  Se puede empezar a invitar algunos niños de su edad, aunque cuatro serán más que suficientes y además lo mejor es que vayan acompañados de sus padres. Hay que ofrecerles muñecos y juegos acordes para su edad aunque sigue siendo la etapa del juego en paralelo por lo que será complicado organizar actividades en común.
  •  Una buena idea a partir de los dos años son las fiestas temáticas sobre los personajes favoritos del cumpleañero. Se puede decorar el lugar de la fiesta con globos de muchos colores, guirnaldas y decorados para la pared sobre la temática elegida, desde figuras de Dora Exploradora o Winnie de Pooh hasta globos con formas de animales si el tema es el zoo o la granja, por ejemplo. También se puede usar vajilla de la misma temática que se vende en tiendas especializadas. Una decoración llamativa y divertida dará un toque muy alegre a la fiesta y a los niños les encantará.
  •  Los payasos también les resultarán divertidos y pueden hacer juegos con ellos de cantar, contar historias con marionetas, bailar algunas canciones infantiles, hacer manualidades como pintar o hacer muñecos de plastilina.
  •  Las actividades no deben ser demasiado largas porque aún son muy pequeños y se cansarán rápido. También se deben evitar las sorpresas porque aún pueden asustarse y las fiestas de disfraces son para niños mayores.
  •  La tarta y los aperitivos ya pueden ser muy variados porque con dos años los niños pueden comer de todo. La tarta puede tener una forma acorde a la temática de la fiesta, por ejemplo si es de animales puede ser con forma de oso, de cebra o de gato. Si resulta más cómodo pueden hacerse magdalenas o galletas individuales En cuanto a los aperitivos se puede servir sándwiches, zumos de frutas, algunas chucherías o pizzas de jamón y queso.
  •  La música tampoco puede faltar. Una buena idea es grabar un CD con canciones infantiles o sobre los dibujos y pelis favoritas de los niños y ponerlas de fondo como hilo musical.