La educación en casa nació en Estados Unidos en los años setenta y en algunos países se ha hecho bastante popular. Sin embargo, en España todavía es algo muy raro. ¿Qué pros y contras tiene para el niño?

¿Qué es homeschooling?

Homeschooling es la escuela casa, es decir, en lugar de escolarizar a los niños, educarles en el hogar. Esta tendencia nació en Estados Unidos hace más de 40 años e implica asumir de manera integral la enseñanza de conocimientos y aptitudes a los hijos, sin delegar en un colegio.

En España no es una práctica muy usual pero, aún así, más de 4.000 niños no asisten al colegio desde los 6 años, momento en el que la enseñanza es obligatoria, sino que sus padres han optado para ellos por una educación en casa o en centros no regulados.

En otros países, como Estados Unidos, Francia o Canadá está regulado, pero en España no, aunque tampoco es ilegal.

Las familias que optan por este tipo de enseñanza para sus hijos lo hacen por motivos religiosos, ideológicos o, simplemente, porque están desencantadas con la enseñanza tradicional regulada.

Algunas familias siguen un programa parecido al de los colegios, otras buscan ayuda en programas de homeschooling de otros países. Algunas determinan horarios fijos y otras no. No hay reglas para este tipo de enseñanza, pero requiere de un gran compromiso por parte de los padres.

Pros y contras

  • En cuanto a los pros, la enseñanza es individualizada, totalmente adaptada al ritmo del niño y a sus capacidades. También puede ser más creativa y menos rígida, lo que generalmente hace que los niños se interesen más por lo que estudian. Asimismo, se evitan problemas con otros niños como el acoso escolar, motivo que ha impulsado a muchas familias a optar por esta opción.
  • En los contras encontramos que los padres tienen que tener una buena preparación para que los niños tengan un nivel adecuado a su edad. También mucha constancia y paciencia. Además, aunque puedan hacer amigos en otros sitios, como el parque o el bloque de casa, puede dificultarles la socialización. Y si en algún momento quieren entrar en la enseñanza regulada, por ejemplo al llegar a la universidad, les puede costar más.