Es muy importante limpiar y cuidar correctamente los dientes del niño, incluso los de leche, ya que la caries en estos primeros dientes puede perjudicar la salida de los definitivos o traer consigo otras complicaciones

Muchos padres piensan que no es necesario limpiar los dientes de leche ya que se caerán solos en unos años. Pero esta creencia es un error ya que si pierde un diente de leche a causa de una caries, por ejemplo, el definitivo podría salir torcido o sufrir enfermedades como gingivitis. Además, una buena dentadura favorece la masticación y la alimentación.

Los dientes empiezan a salir en torno a los 6 meses y a los 3 años ya está completa la dentadura de los 20 dientes primarios o de leche. El cuidado correcto de estos primeros dientes es muy importante:

Hasta el año de edad no debes usar un cepillo, basta con una gasa o cepillo especial de silicona y un poco de agua. Cuidado con sus encías.

Hacia el año puedes empezar a usar un cepillo de cerdas blandas especial para bebés. Todavía no debes usar pasta de dientes.

Con 2 años puedes empezar a ponerle pasta de dientes pero busca una sin flúor.

Hacia los 3 años puedes enseñarle a cepillarse solo.

¿Cómo debe ser el cepillado?

  • Empieza limpiando las muelas de atrás hacia delante.
  • Para limpiar los dientes por fuera es recomendable que coloques el cepillo en un ángulo de 45º en dirección a la línea de las encías.
  • Movimientos suaves de atrás hacia delante.
  • Cambia el cepillo cada 3 meses o en cuanto notes que los filamentos están gastados.
  • Hay que cepillarse los dientes después de cada comida.
  • El cepillado completo debe durar al menos 2 minutos.

¿Y si tiene caries?

Los niños comen muchos azúcares, bollería industrial y chucherías. Además, hay niños más propensos que otros a padecer caries, a pesar de seguir una correcta higiene dental.

Por eso, es fundamental acudir al odontopediatra desde que el niño tiene sus primeros dientes y acudir todos los años a revisiones. Así, se podrá detectar enseguida cualquier problema y tratarlo cuanto antes para evitar complicaciones mayores.

Si tu hijo tiene caries en alguno de sus dientes habrá que efectuar un empaste, a pesar de que no sean los dientes definitivos ya que cuanto más tiempo se deje, más posibilidades de afectar a los nervios.