El estreñimiento es una situación aguda o crónica en que disminuye la frecuencia habitual en las evacuaciones intestinales o bien estas tienen una consistencia más seca y dura que dificulta su eliminación. Es un síntoma frecuente en la infancia, muy relacionado con la alimentación que el niño recibe en ésta etapa, pero a veces también por aguantarse las ganas de ir al baño.

Por definición, el estreñimiento se presenta cuando hay menos de 3 deposiciones por semana, siendo las heces duras y difíciles de evacuar. Puede ir acompañado de malestar, dolor abdominal y flatulencia, y puede conducir o agravar hemorroides y fisuras anales.

Suele deberse a factores alimentarios, represión del reflejo natural de defecación o al uso continuado de laxantes que provocan pereza intestinal.

La mejor forma de prevenir y evitar el estreñimiento es con una dieta sana, incrementando la ingesta de alimentos ricos en fibra y de agua.

En lactantes alimentados al pecho no es frecuente el estreñimiento, en caso de presentarse es aconsejable consultar al pediatra para descartar una causa orgánica. Puede ser de utilidad ofrecer al niño una cucharita de infusión instantánea con propiedades laxantes, antes o después de la toma.

En lactantes alimentados con fórmula láctea hay comprobar que la reconstitución de la leche es correcta, se puede ofrecer también una infusión laxante o bien preparar el biberón con una fórmula Anti-Estreñimiento, especial para favorecer el tránsito intestinal de los más pequeños. Si el niño ya come papilla buscar una rica en fibra, y si ya tiene edad para recibir gluten, en los casos de estreñimiento agudo puede ser de  utilidad utilizar una papilla de avena.

En niños que reciben una dieta diversificada hay que aumentar el aporte de fibra a través de frutas, verduras, cereales integrales y legumbres, y asegurarse que esté bien hidratado.

Es aconsejable preparar el puré de frutas con pera, mandarina, naranja, kiwi y ciruelas (es mejor comer la fruta que beberse en zumo) y preparar el puré de verduras con judías verdes, acelgas, espinacas, puerros, un puñado de garbanzos o lentejas, evitar la zanahoria y usar mejor la calabaza para dar sabor dulce, añadiendo siempre al final de la cocción una cucharada de aceite de oliva.

Es también importante acostumbrar al niño a evacuar siempre, si es posible, a la misma hora y realizar habitualmente ejercicio físico adecuado a su edad.

Entre los alimentos infantiles de Laboratorios Ordesa, existen diversas alternativas para la alimentación de los lactantes y niños de corta edad con estreñimiento como son la leche Blemil plus 2 AE, las papillas Blevit plus Superfibra y la infusión Blevit L.