El pasado lunes 28 de mayo se celebró el Día Nacional de la Nutrición. Este año se escogió el lema “Enseñar a comer es enseñar a crecer”.  En esta XI edición se quiso destacar el papel de familia en la adquisición de los buenos hábitos alimentarios.

Durante esta jornada se realizaron diferentes charlas y conferencias comentando el papel que hoy en día juegan los abuelos en la educación de sus nietos, pues muchos de ellos están a cargo de los pequeños compartiendo el momento de la comida o la merienda.

También se ha querido hacer hincapié en  la importancia de transmitir unos hábitos alimentarios saludables y su relación en la prevención  de enfermedades cardiovasculares (diabetes, hipertensión…) así como sobrepeso y obesidad en edades posteriores.

¿Cuándo debemos empezar a establecer hábitos alimentarios en nuestro hijos?

Cuanto antes mejor. Nunca es demasiado pronto, pero poco a poco eso sí. Es importante que desde las edades más tempranas se asienten las bases de una buena alimentación.

De esta manera viviremos junto a nuestro pequeño la confección de una alimentación variada, donde tendrán cabida alimentos de distintas texturas, olores y sabores, adquirirá progresivamente preferencias alimentarias así como una apropiada capacidad de selección de alimentos. Estos niños suelen aceptar más fácilmente que las frutas y verduras formen parte de sus platos diarios, no abusan de la sal y el azúcar y evitan los snacks. Con ello, obtienen una adecuada nutrición y un óptimo crecimiento y desarrollo.

¿Cómo podemos participar los padres en la adquisición de  los hábitos alimentarios?

Predicando con el ejemplo, lo primero. Para que los niños adquieran buenos hábitos, los padres debemos esforzarnos en practicarlos conjuntamente. Esto significa que escogeremos antes  agua que bebidas azucaradas, incluiremos frutas y verduras en nuestra dieta (5 al día), intentaremos reducir el consumo de bollería industrial, frituras y/o snacks e intentaremos realizar 5 comidas al día. Y como base de una dieta mediterránea, haremos buen uso de nuestro aceite de oliva y consumiremos frecuentemente cereales y legumbres.

Y sobre todo, no os olvidéis de empezar el día desayunado correctamente antes de salir de casa, incluyendo un lácteo, una fruta y un cereal.

Puedes encontrar más información de utilidad en nuestros artículos: La ración alimentaria; y ¿Cómo planificar el menú semanal?