Los episodios de estreñimiento son muy frecuentes durante el primer año de vida y constituyen un motivo de consulta frecuente en las visitas al pediatra. La mayoría de los casos no tienen una causa orgánica conocida, sino que tienen origen en cambios dietéticos o psicológicos.

El criterio para establecer si existe o no un verdadero estreñimiento en los lactantes depende del tipo de alimentación. En los bebés alimentados con leche materna se considera cuando tienen menos de dos deposiciones diarias, mientras que en el caso de los bebés alimentados con leches infantiles cuando presentan menos de tres deposiciones a la semana.

Además, hay que tener en cuenta, que la frecuencia de la defecación disminuye con la edad, debido a una disminución de los movimientos intestinales y a un aumento del tiempo del tránsito intestinal.

Los cambios dietéticos que frecuentemente se relacionan con la aparición de estreñimiento en los lactantes, son el paso de la leche materna a leche infantil o cuando se introducen las primeras papillas sin gluten, pues éstas están elaboradas principalmente a partir de arroz, un cereal conocido por su capacidad astringente. En niños más mayores, aquellos que ya han iniciado la alimentación complementaria y tienen una dieta diversificada, el estreñimiento suele ser producido por un bajo contenido en fibra de la dieta o por la falta de ejercicio físico.

Algunas soluciones para aliviar los síntomas del estreñimiento son la utilización de fórmulas infantiles suplementadas en beta palmitato, un tipo de grasa presente en la leche materna que ayuda a  la formación de heces más suaves y de más fácil eliminación.

Laboratorios Ordesa te ofrece tres líneas de producto para aliviar los síntomas del estreñimiento: La gama de fórmulas infantiles Blemil plus AE, incluye beta palmitato, un tipo de grasa presente en la leche materna que ayuda a la formación de heces más suaves y de más fácil eliminación. La infusión Blevit L, apta para los lactantes desde los primeros días de vida, elaborada a partir de extractos de kiwi, ciruela y tamarindo, frutas con un alto contenido en ácidos orgánicos que retienen agua, ayudando a hidratar las heces, y a facilitar su eliminación. Una vez iniciada la alimentación complementaria, se puede optar por la administración de papillas ricas en fibra como es la gama de cereales Blevit plus Superfibra. Tres soluciones que puedes combinar entre sí