Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de uso y de medición de nuestra web.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Todo lo que debes saber del embarazo después de los 35

Todo lo que debes saber del embarazo después de los 35

Las condiciones laborales, la dificultad para independizarse, la inestabilidad profesional para las mujeres que deciden tener hijos o la falta de red y de apoyo familiar son los motivos principales por los que se pospone cada vez más el momento de tener hijos. Este retraso en la maternidad puede afectar a la fertilidad y a la forma de vivir el embarazo y el postparto. Por eso queremos compartir contigo información y consejos que puedan ayudarte a vivir esta nueva etapa tan importante.

Hace años era una excepción, pero hoy en día, buscar un embarazo en la década de los 30 se ha convertido en la norma. Lo dicen las cifras, que en 2018 ya situaron la media de edad para la maternidad en los 32 años, un máximo histórico. Si comparamos este dato con el de 1975, cuando la media de edad en la que las españolas traían al mundo a su primer hijo era los 25, vemos cómo ha cambiado todo para las familias.

 

Inconvenientes de un embarazo después de los 35

Si acabas de cumplir los 35 y has decidido ser madre, hay información importante que deberías conocer:

  • Desde el comienzo de la década de los 30, y a medida que va pasando el tiempo, el riesgo de aborto espontáneo aumenta, así como las posibilidades de un embarazo ectópico, diabetes gestacional, hemorragias en el tercer trimestre e hipertensión.
  • Según los expertos, también aumenta la posibilidad de que el bebé presente síndrome de Down u otras anomalías congénitas.
  • La edad también influye en el momento del parto, ya que está demostrado que se practican más cesáreas a mujeres de más edad debido a problemas como la prolongación excesiva de la última etapa de embarazo o sufrimiento fetal. A partir de los 35 existen más posibilidades de que el parto sea inducido o que sea necesario el uso de ventosas o fórceps.

 

Ventajas de vivir un embarazo a partir de los 35

No queremos desanimarte, por eso también te contamos las cosas positivas que tiene ser madre a partir de esta edad:

  • Si hasta ahora no te has planteado ser madre, seguramente sea porque has esperado el momento más idóneo a nivel económico y de estabilidad personal, lo cual es sin duda una gran ayuda para adentrarse en la maternidad y el cambio de vida que implica.
  • A partir de esta edad, y pese a la desigualdad entre hombres y mujeres que aún persiste en los entornos profesionales, es posible que puedas realizar una pausa en tu carrera para ser madre.
  • La maternidad se vive con una mayor serenidad gracias a la experiencia de la edad cuando superas los 35.

 

Consejos para concebir después de los 35

Nuestro primer consejo es que no te agobies y te tomes con calma el proceso de búsqueda de embarazo. Los médicos recomiendan haber buscado el embarazo durante al menos un año en mujeres menores de 30 años. Si a partir del año no hay embarazo, es cuando se aconseja acudir al ginecólogo y someterse a los análisis necesarios para conocer los motivos por los que no ha habido embarazo y el posible tratamiento.

Si en tu historial médico hubiera alguna patología ginecológica, o tienes más de 35 años y no has conseguido concebir después de intentarlo durante 6 meses o más, te recomendamos acudir al especialista, quien te realizará las pruebas necesarias para extraer toda la información necesaria y te dirá cómo proceder.

 

Cuidados previos al embarazo

Te damos una lista de consejos para preparar tu cuerpo y tu mente para vivir un embarazo después de los 35:

  1. Evita el sobrepeso. La grasa corporal está relacionada con los niveles de hormonas y la ovulación y, en algunos casos, pueden afectar a los ciclos y hacerlos más irregulares. Llevar una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico puede ayudarte a conseguir un embarazo.
  2. Adiós tabaco. Fumar puede afectar a la fertilidad y se asocia a una mayor probabilidad de abortos, partos prematuros, malformaciones y falta de peso en el bebé. Si el futuro padre también fuma, sería muy positivo que valorase dejarlo también para que no seas fumadora pasiva en tu hogar.
  3. Un chequeo previo. A través de un chequeo médico completo sabrás si tu cuerpo está preparado para concebir y gestar.
  4. Repasa el historial médico familiar. Si en tu familia y en la de tu pareja existe algún antecedente de enfermedad genética, debes compartirlo con el especialista para que valore los riesgos.
  5. No olvides el ácido fólico. Cuando acudas a tu médico para realizarte el examen físico, coméntale tu intención de quedarte embarazada para que te recomiende un suplemento específico para el embarazo y la etapa preconcepcional.

Si estás segura de que por fin ha llegado el momento de convertirte en madre, recuerda que cada cuerpo es un mundo y que las estadísticas sirven para orientar a los profesionales, pero no tiene porque ser tu caso.

Por el contrario, si sabes con certeza que en algún día querrás ser madre, pero crees que todavía no ha llegado el momento, puedes valorar la congelación de tus óvulos, para que conserven una mayor calidad y aumentar las posibilidades de éxito con técnicas de reproducción asistida cuando estés preparada.

 

 

Fuentes:

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto