Lo normal al quedarse embarazada es empezar a notar una serie de síntomas característicos. Algunas mujeres los notan con mayor intensidad que otras e, incluso hay mujeres que no notan nada de nada durante las primeras semanas del embarazo. Sin embargo, no hay por qué preocuparse, no significa que la gestación vaya mal.

El único síntoma que todas las mujeres notan, y que les hace sospechar que pueden estar embarazadas, es la amenorrea o la falta de menstruación. Lo habitual es que se sufra un retraso en la regla y la mujer decida hacerse una prueba de embarazo, lo que confirmará o no la gestación.

Sin embargo, aparte de este síntoma definitivo, es habitual sentir otros: náuseas, mareos, cansancio, sueño, aumento de las ganas de ir al baño, cambios en los senos… Síntomas que suelen aparecer desde las primeras semanas de embarazo, en mayor o menor medida según la mujer.

No obstante, hay algunas afortunadas que no notan estas molestias tan comunes, lo que puede llegar a preocuparles pensando que algo no va bien. Sin embargo, no deben alarmarse, cada mujer reacciona de una manera diferente ante un embarazo. Igual que algunas mujeres se pasan los 3 primeros meses vomitando y otras apenas sienten unas ligeras náuseas y no pasa nada, puede haber mujeres que no noten ningún cambio hasta el segundo trimestre, cuando el crecimiento del útero se empieza a hacer notable o se comienzan a notar los movimientos del bebé.

El no tener síntomas no tiene que significar nada malo, simplemente que el organismo de esa mujer ha reaccionado de esa manera y modifica menos su funcionamiento ante los cambios que se están produciendo dentro de ella.

Lo que sí puede ser un aviso de que algo ocurre es tener determinados síntomas, como muchas náuseas y vómitos por las mañanas, y de repente, sin tomar medicación ni habiendo pasado la semana 12, que desaparezcan. Eso puede ser un aviso de que la carga hormonal ha descendido repentinamente por algún motivo. No obstante, nunca conviene alarmarse y, si te preocupa que algo vaya mal, acude a tu médico por si acaso.