La tercera parte de nuestra vida la dedicamos a dormir, y este periodo resulta de gran relevancia ya que durante el sueño se originan procesos de regeneración de múltiples órganos y tejidos, se libera la hormona del crecimiento y se producen parte de los procesos de desarrollo mental.

Los primeros estadios diferenciados de sueño se aprecian ya sobre las 12-14 semanas de gestación, y a las 28-32 semanas se distinguen 2 fases (Sueño Activo y Sueño Tranquilo), que darán lugar respectivamente al Sueño REM y Sueño No REM.

La duración de los periodos de sueño es diferente según la edad. El recién nacido duerme hasta 18 horas al día sin diferenciar el día de la noche, mientras que los lactantes de 6 meses centran su reposo de unas 10-12 horas durante el periodo nocturno con una pequeña siesta después de cada comida. Posteriormente, la necesidad de descanso disminuye progresivamente hasta las 7 u 8 horas a los 18 años, manteniéndose así hasta los 60-65 años, y disminuyendo posteriormente a valores inferiores a 6 horas.

En la maduración de los ciclos de sueño del lactante intervienen múltiples factores (sincronizadores) internos y externos. Entre los externos se encuentran, por ejemplo, los ciclos de luz y oscuridad o de ruido y silencio. Otro de ellos es la alimentación: en los lactantes alimentados al pecho la lactancia materna varía su composición a lo largo del día para favorecer este proceso.

En el caso de los lactantes alimentados con leches infantiles, pueden utilizarse fórmulas que reproduzcan la composición de la leche durante el periodo nocturno, como es el caso de Blemil plus 2 fórmula de noche.

O también las infusiones a partir de especies vegetales que favorecen el descanso y la relajación, y la consolidación de un ritmo adecuado de sueño y vigilia, como Blevit digest a base de tila, melisa y manzanilla.

Para ayudar a tu hijo a dormir bien, es muy importante que desde pequeño le enseñes unos hábitos correctos de sueño. Si estás interesada en conocer algo más sobre el tema, te aconsejamos nuestro post Consejos para dormir bien.