Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de uso y de medición de nuestra web.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El preescolar y los cereales

El preescolar y los cereales

Los alimentos a base de cereales se encuentran entre los primeros integrantes de la alimentación complementaria que se suele ofrecer al lactante, debido a su elevado aporte tanto de macro como micronutrientes y a su excelente tolerancia y digestibilidad.

Los cereales deben constituir los pilares de una dieta equilibrada por lo que se recomienda un consumo diario, y en particular en la infancia debido a que en esta etapa hay una gran demanda energética.

Además de ser una fuente importante de energía por su elevada concentración de hidratos de carbono complejos (presentan un alto contenido en almidón), son ricos en ácidos grasos esenciales, y pueden estar fortificados en micronutrientes especialmente tiamina, riboflavina, vitamina B6, B12, D, ácido fólico, niacina, hierro y calcio.

También aportan fibra, especialmente si se consumen productos elaborados a base de cereales integrales, donde quedan intactas las partes externas del grano del cereal, que además de contener fibra proporcionan también vitaminas y minerales.

Los cereales, por su contenido en hidratos de carbono complejos, ayudan a la regulación del apetito, a equilibrar la dieta, y aportan la energía que los niños necesitan para hacer frente a las actividades diarias (guardería o colegio, jugar, actividades extraescolares…) y mantener un óptimo rendimiento físico e intelectual.

Una forma sencilla y divertida para que los niños de corta edad tomen cereales es en forma de papillas, a base únicamente de cereales o combinadas con fruta, miel, u otros ingredientes, que es recomendable que se encuentren dextrinadas o hidrolizadas para facilitar su asimilación, ya que la actividad de la amilasa pancreática que digiere los almidones no alcanza los valores del adulto hasta los 2 años de edad.

Las papillas pueden prepararse en plato para tomar con cuchara, pero también adicionarse a los vasos de leche que los niños tomen como desayuno, merienda o antes de ir a dormir. 

Si quieres saber más, te recomendamos que leas otros post como “El desayuno ideal del preescolar”, o “La dieta mediterránea en el niño”.

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto