A partir de los 7-8 meses los bebés empiezan a conocer a las personas que les rodean y se asustan cuando un “extraño” los coge en brazos o les habla. Es una reacción normal que sufren todos los niños y no hay que preocuparse.

El apego a cada edad

El primero que habló de la necesidad de los bebés de estar en contacto con sus padres fue el psicoanalista John Bowlby al formular su “Teoría del apego”. En ella explicaba cómo el vínculo emocional, innato, que los niños tienen con sus padres o la persona que los cuida a diario les aporta seguridad y protección.

Cuando los bebés están con esas figuras de apego se sienten seguros; si desaparecen de su vista, lloran, ya que se sienten indefensos, aún no comprenden que no los han abandonado y volverán.

Por lo tanto, el miedo o ansiedad que demuestran los bebés en determinadas etapas de su desarrollo cuando su madre o padre no está forma parte del instinto primario de supervivencia de la raza humana. Cuando un bebé llora al alejarse de su madre o cuando le coge un desconocido para él, no significa que esté mimado, es una reacción normal.

No obstante, este vínculo y apego evoluciona a medida que lo hace el niño:

- De recién nacido a 3 meses no suelen extrañar ya que aún no son muy conscientes de que son una persona independiente de sus papás.

- De los 3 a los 7 meses comienzan a mostrar predilección por las personas más cercanas, las que ven a menudo, especialmente por la que les cuida, su figura de apego (que suele ser la mamá).

- Desde los 7 meses comienzan a conocer a las personas, saben a quién han visto más veces y a quién nunca, y lloran ante los extraños, sobre todo si los cogen en brazos. Desde ese momento, y hasta los 2-3 años, manifestarán rechazo, vergüenza, miedo… cuando los presentes a alguien. Aunque su reacción también dependerá de su carácter y sus vivencias.

 

¿Qué hacer para que no extrañe?

Si tu hijo es de los que lloran desconsolados cuando estáis con gente que no conoce, te damos unos cuantos consejos que puedes seguir, aunque, como decíamos, es un comportamiento normal que pasará con el tiempo:

- No le fuerces ni le obligues a estar en brazos de alguien si no quiere. Con el tiempo le irá costando menos.

- No intentes la técnica de choque, no funciona con bebés. No le dejes con un desconocido ni te vayas sin avisar para que se acostumbre. Con eso solo lograrás empeorarlo.

- Cuando estéis con alguien que no conoce, preséntaselo, sonríele, que vea que te gusta estar con esa persona. Así sabrá que es alguien “bueno”.

- Si le tienes que dejar con alguien que no conoce mucho, intenta que sea progresivo y poco a poco, que se vaya haciendo a esa persona en ratos cada vez más largos, y siempre las primeras veces contigo delante.

 

Fuentes:

 

- Pág. 58 Guía práctica para padres. Desde el nacimiento hasta los 3 años. Asociación Española de Pediatría. http://enfamilia.aeped.es/sites/enfamilia.aeped.es/files/guia_practica_padres_aep_1.pdf

 

- Alfredo Oliva Delgado, “Estado actual de la teoría del apego”, http://psiquiatriainfantil.org/numero4/Apego.pdf