Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El método madre/padre canguro

El método madre/padre canguro

¿En qué consiste?

Seguramente habrás oído hablar de este método, que consiste simplemente en mantener al bebe desnudo o semidesnudo y acurrucado en una posición que se llama “canguro” en contacto con la piel de la madre o del padre.  Se utiliza sobre todo con bebés prematuros, aunque cualquier bebé puede beneficiarse.

 

¿Cómo hacerlo?

El bebé se coloca lo más desnudo posible (a menudo solamente con el pañal y una gorrita) sobre la piel del pecho de la madre o del padre, con la cabeza ladeada de modo que pueda oír y sentir sus latidos del corazón.

Para mayor comodidad y sujeción del bebé se aconseja usar camisetas o ropas anchas y elásticas, pues se trata de permanecer en esta posición el mayor tiempo posible.

 

¿Cuáles son los beneficios?

El objetivo principal es que el recién nacido, especialmente el prematuro, sienta que está en un entorno lo más parecido al útero, y que se sienta protegido, perciba toda la ternura y a la vez, le lleguen estímulos suaves. Todo ello es más difícil de conseguir en una incubadora.

Hay que tener en cuenta que el recién nacido prematuro tiene problemas para mantener la temperatura adecuada, este es uno de los motivos por los que permanecen en la incubadora, sin embargo, en contacto con la piel de mamá o papá se consigue mantener una temperatura adecuada, a la vez que recibe protección de ruidos, luz excesiva etc., también de cualquier agresión sobre su cabeza.

Es importante tener presente que el método canguro no sustituye a la atención médica y los tratamientos que el niño pueda necesitar, simplemente humaniza y complementa los cuidados de profesionales y ayuda a la tecnología.

 

¿Cuándo se puede empezar?

Si el estado del prematuro lo permite, puede empezarse en seguida tras el nacimiento. Lo puede realizar tanto la madre como el padre. ¿Y hasta cuándo se puede practicar? Normalmente el mismo bebé expresa que ya no está cómodo en la posición “canguro” (moviéndose, protestando…), eso indica que ya ha llegado el momento de ir adoptando una vida en el exterior del útero normal.

El beneficio principal que consigue el método madre/padre-canguro es el fuerte vínculo afectivo que se establece entre madre - o padre- e hijo. A la vez se consigue una recuperación más rápida acortando el tiempo de hospitalización. En definitiva, se pretende crear un entorno lo más parecido al útero posible, pero en el exterior.

 

 

Fuente:

Asociación Española de Pediatría (AEPD). En familia, disponible en https://enfamilia.aeped.es

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto