En los lactantes alimentados con lactancia materna, las grasas proporcionan entre un 40 y un 50% de la energía que el bebé necesita para el mantenimiento de las funciones vitales y para el adecuado incremento de su peso y de su talla.

Pero en la alimentación infantil no sólo es esencial la cantidad de grasa que los alimentos aportan, sino también la calidad de la misma. Es decir, lo que conocemos y denominamos como el perfil lipídico de un alimento.

En el caso de las leches infantiles, para conseguir la máxima calidad lipídica se intenta reproducir al máximo la composición de la grasa de la leche de mujer, es decir, conocer los ácidos grasos que la componen y su estructura.

Además de compuestos tan importantes como el DHA o el ácido araquidónico, cabe destacar que la fracción grasa de la leche materna es fácilmente digerida y absorbida por el bebé debido a su elevado contenido en ácido palmítico en posición beta (ß), también denominado β-palmitato.

El ß-palmitato es un compuesto de gran interés ya que en la leche materna, además de ayudar a aumentar el aprovechamiento de las grasas, se considera que facilita también la absorción del calcio y del magnesio e influye en la frecuencia y consistencia de las deposiciones.

No olvidemos la importancia de la grasa como fuente de energía que permite el correcto crecimiento y desarrollo del lactante y la importancia del calcio en la mineralización ósea y en la formación de las piezas dentales.

Gracias a su contenido en ß-palmitato las deposiciones de los lactantes alimentados a pecho son suaves y frecuentes, y la leche materna presenta para un bebé una excelente tolerancia y digestibilidad.

En el caso de las leches infantiles, para alcanzar un elevado valor nutricional, es fundamental que su composición facilite que la digestión y absorción de la grasa sean lo más parecidas posible a las de la leche materna. Una de las opciones para lograrlo es enriquecer las leches infantiles con β-palmitato.

Al enriquecer las leches infantiles con β-palmitato se consigue que su estructura se aproxime a la de la leche materna, que la digestibilidad de la grasa, del calcio y del magnesio también sea más parecida y, como consecuencia, que las deposiciones de los lactantes se asemejen más a las de los bebés alimentados al pecho.

En el caso de Laboratorios Ordesa, destaca por su contenido en beta-palmitato Blemil plus 2 forte fórmula Nutriexpert y Blemil plus 2 AE, de especial interés en la alimentación de los lactantes con estreñimiento.