Tanto las contracciones como la fase de pujo pueden resultar bastante dolorosas. Si estás decidida a no usar la anestesia epidural, o aún es pronto para administrártela, existen otras alternativas para reducir el dolor y aliviar las molestias del parto.

La anestesia epidural es el método más eficaz para evitar el dolor del parto. Sin embargo, plantea ciertos inconvenientes que hacen que muchas mujeres no quieran recurrir a ella. Para todas ellas existen otras alternativas:

- Posiciones útiles durante la fase de dilatación: Esta primera fase, en la que el cuello del útero se tiene que dilatar hasta alcanzar los 10 cm, suele durar unas 5-6 horas, aunque esto depende de muchos factores.

Durante este tiempo se recomienda, para evitar el dolor de las contracciones, caminar, sentarse en una silla hacia delante agarrándose al respaldo, sentarse con las piernas flexionadas en el suelo basculando ligeramente el cuerpo hacia delante y hacia atrás, arrodillarse sobre un almohadón y agarrarse a la cama, inclinarse sobre la cama, etc. Cualquier postura que no suponga un peligro y que te resulte cómoda es apta.

Generalmente, como más se siente el dolor es quedándose quieta y tumbada, pero si no tienes más remedio que permanecer así, pon tu cabeza elevada, mantén las rodillas flexionadas o las piernas ligeramente elevadas o intenta cambiar de postura de boca arriba a lateral.

- Técnicas de relajación: Este tipo de técnicas permiten disminuir la tensión muscular y mental, aliviando así el dolor. El estar tranquila relaja los músculos, aliviando la tensión y la ansiedad. Estas técnicas enseñan a percibir el dolor más objetivamente. En estos casos se suele recurrir a la relajación progresiva de Jacobson o el entrenamiento autógeno de Shultz. Para que sean efectivas hay que realizarlas correctamente y entrenarse durante los meses previos. Además, pueden ayudar a aliviar otras molestias y dolores propios del embarazo.

- Técnicas de respiración: Unidas a la anterior, contribuyen a relajar la mente, olvidarse del dolor y hacer más llevaderas las contracciones. Existen diversos tipos de relajaciones aptos para cada momento de la dilatación o el pujo.

- Masajes en la zona: Tu acompañante debe aprender a realizar masajes en la zona lumbar. Uno de los mejores es presionar con fuerza, con el puño cerrado, la zona superior del coxis durante una contracción. También masajes relajantes en la zona superior del cuerpo pueden ayudar a relajarte y aliviar el dolor.

- Ejercicios con la pelota de pilates: Apoya tus manos en el borde y desciende hasta quedarte en cuclillas sin tocar el suelo (probablemente necesites ayuda para volver a subir); permanece así unos segundos. Otro ejercicio recomendable es sentarse encima de la pelota y balancear la pelvis. También puedes ponerte de cuclillas frente a la pelota y abrazarla con los brazos, mientras tu acompañante te masajea la espalda.

- Andar por la pared: Tumbada boca arriba, apoya las plantas de los pies en la pared y sube y baja como si caminaras por ella.

Fuente: Asociación Española de Matronas. http://www.aesmatronas.com/