La expertos opinan que la edad mínima para ver los dibujos son los 2 años y siempre controlando los contenidos y el tiempo. Es fundamental inculcar unos buenos hábitos televisivos y saber compaginarlos con otras actividades tanto físicas como educativas.

Hoy en día, la televisión está tan implantada en la sociedad que, a veces, sin darnos cuenta está más horas del día encendida que apagada, incluso aunque no estemos viendo nada, la tenemos puesta como ruido de fondo.

La televisión no es mala, es un medio de entretenimiento y comunicación por el que se pueden aprender muchas cosas, lo que es malo es hacer un uso abusivo de ella que en demasiadas ocasiones se inculca a los pequeños. Según estudios recientes, la mayoría de los niños españoles se pasan frente a los programas televisivos unas 4 horas diarias, dejando a un lado actividades al aire libro o deportes, lectura y juguetes tradicionales. Desde que son pequeños hay que inculcarles unos buenos hábitos a la hora de ver la televisión poniendo un máximo de horas diarias y eligiendo contenidos adecuados para su edad.

La edad mínima recomendada

La Asociación Americana de Pediatría recomienda que los bebés menores de dos años no vean la televisión, a esta edad los niños deben estar activos, deben jugar y experimentar para desarrollarse. Si bien, tampoco es peligroso que los niños menores de 24 meses vean la televisión siempre que el tiempo sea limitado (máximo 30 minutos al día), los contenidos apropiados para su edad y se compagine con otras actividades.

A partir de los 3 años deberían ver la televisión un máximo de 2 horas (separadas), contando con otros aparatos electrónicos. Tampoco es adecuado que la televisión esté en la habitación de los niños y lo más importante es que los padres sirvan de ejemplo, no podemos prohibir al niño que vea la televisión si nosotros la tenemos encendida, aunque sea de fondo, durante todo el día.

Lo más recomendable es que los niños vean la televisión acompañados por los padres para que éstos supervisen los contenidos ya que demasiados programas de televisión transmiten imágenes y mensajes que no son éticos ni recomendables para menores. Lo mejor para los pequeños son los canales infantiles que se dedican exclusivamente a transmitir dibujos; cada vez hay más en abierto, pero si además tenemos televisión de pago, tendremos aún más opciones. Los canales de dibujos suelen tener un indicativo de la edad mínima recomendada a la que van dirigidos y también son una buena opción los DVD, que además nos evitarán los anuncios. Lo más importante es que los dibujos animados transmitan valores y mensajes que sean dignos de imitar por los niños y que ver la televisión sean una actividad familiar.

Los más pequeños pueden empezar por las series de dibujos destinados a preescolares. A partir de los 4 años podemos empezar a introducirles en las pelis de mayor duración y complejidad.