Una de las molestias que presentan algunas embarazadas en estos meses es un dolor intenso en la zona del ombligo. Generalmente no implica nada grave, sino que se debe a la distensión de la piel por el crecimiento de la tripa.

 

Causas del dolor de ombligo

La mayoría de embarazadas no nota este dolor, pero algunas describen un dolor intenso en el ombligo solo con rozarlo. Incluso el roce de la ropa puede llegar a molestarlas.

Generalmente este dolor se debe al rápido crecimiento de la tripa en estos meses que provoca una distensión brusca en la piel, por lo que se seca y se encuentra más tirante. Asimismo, en muchos casos el ombligo se sale hacia fuera al crecer la tripa, lo que hace que quede más expuesto a roces y heridas.

No obstante, si va unido a otros síntomas, como fiebre o vómitos, puede estar causado por una apendicitis, por ejemplo, por lo que siempre se recomienda consultar al médico.

¿Cómo evitar el dolor?

- Aplícate crema hidratante a diario por todo el cuerpo, pero especialmente en la tripa.

- Intenta no engordar de manera brusca, el aumento de peso debe ser paulatino y nunca engordar más de 15 kilos (excepto en embarazos múltiples).

- Pregunta a tu médico si puedes usar una faja de embarazo para sujetar la tripa y notar menos molestias en la zona.

- Mantén el ombligo siempre limpio y seco para evitar infecciones.

- Si te duele mucho, aplícate calor seco en el ombligo.

Y, sobre todo, ten paciencia ya que el dolor se pasará en cuanto des a luz.


Fuentes:

- Huggins-Cooper, Kynn, (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed. Nowtilus.