En las últimas semanas de embarazo es normal que sientas dolor y presión en las costillas a causa del bebé, que cada vez ocupa más sitio en el útero y deja menos lugar para ti.

Muchas embarazadas hablan en las últimas semanas de embarazo de dolor y molestias en las costillas. Estos dolores están causados, generalmente, por la presión que ejerce el bebé sobre las costillas. Al crecer el bebé, tus órganos se desplazan y presionan los pulmones, haciendo que la caja torácica se modifique, lo que provoca que las costillas se expandan hacia fuera, causando esta molestia en los espacios intercostales. Este tipo de dolor es más frecuente en el lado derecho.

Además, los movimientos del bebé, sobre todo si está colocado boca abajo, pueden causar daño en las costillas si te da pataditas justo en ellas.

No todas las mujeres experimentan este dolor de la misma manera. Algunas apenas lo notan, y otras, en cambio, pueden tener un dolor constante, muy molesto e incómodo, llegando incluso a sentir que les falta el aire.

Este dolor aparece en las últimas semanas de gestación y suele mejorar cuando el bebé se encaja en la pelvis, poco antes de producirse el parto. No obstante, hay mujeres que lo notan mucho antes debido al aumento de progesterona que causa relajación en los músculos y ligamentos.

Si te molesta mucho, no dudes en consultar a tu médico.

 

¿Cómo aliviar este dolor?

- Prueba diferentes posturas para aliviar la presión del bebé sobre la zona. Una de las más recomendadas es la postura o elongación del gato. Ponte a cuatro patas sobre el suelo y redondea la espalda hacia arriba, mantente así unos segundos y después ponla recta de nuevo. Hazlo varias veces al día. También puedes inspirar hondo y levantar un brazo como si quieras tocar el techo (de esta manera abres la caja torácica).

- El yoga te ayudará a adoptar posturas correctas y aliviar el dolor.

- No uses ropa ajustada en la zona del pecho.

- Una ducha de agua tibia también puede mejorar el dolor.

- Haz ejercicio de manera regular para fortalecer tus músculos.

- Realiza estiramientos a diario por la mañana y por la noche.

 

 

Fuente:

- Lynn Huggins-Cooper (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed. Nowtilus.

- Curtis, Glade B., (2003), Las semanas del embarazo, Madrid, Ed. Medici.