¿Nunca has sentido curiosidad por saber qué alimentos comen personas de otras culturas? Hoy queremos dedicar este post a hablar brevemente de la alimentación de los niños latinoamericanos.

Seguro que a muchos de vosotr@s os habrán recomendado la tapioca en el inicio de la diversificación alimentaria de vuestro bebé, pero ¿sabíais que este tubérculo es típico de latinoamérica y que allí forma parte habitual de muchos de sus platos?

La alimentación de los lactantes suele ser abundante en alimentos ricos en hidratos de carbono como el arroz, patata, maíz, y en el caso de Sudamérica también yuca y quínoa. Con el maíz preparan platos tan ricos como las arepas y las tortillas y con la yuca se obtiene una sémola, la tapioca.

La quínoa también posee una concentración importante de almidón y debe su valorada calidad nutricional a los aminoácidos esenciales que contiene además de ácido linoléico omega 3 y un alto contenido de calcio, fósforo y hierro.

Asimismo consumen importantes cantidades de legumbres como los frijoles (judías, alubias), que combinadas con cereales como el arroz, consiguen un plato muy completo que aporta una fuente importante de proteínas de alta calidad comparable a las de origen animal por similar aporte de aminoácidos esenciales.

La ración de alimentos proteicos de origen animal es menor en comparación con los niños españoles, de hecho en nuestro país existe una preocupación por el elevado consumo de proteínas a edades tempranas ya que el mismo está relacionado con un aumento del riesgo de aparición de sobrepeso y obesidad en etapas posteriores. El pescado puede consumirse en forma de un plato típico llamado ceviche, elaborado a partir de pescado crudo marinado, y hay muchas variedades según el país donde se prepare.

Por otro lado, el consumo de verduras y frutas estacionales es elevado, muy recomendadas en la dieta de los bebés y niños de corta edad por su aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes naturales.

La introducción de frutas tropicales (papaya, paraguaya, fruta de la pasión, chirimoya, guayaba, piña…) se realiza mucho más pronto que en los niños españoles pues estas frutas forman parte de su alimentación autóctona. Por otro lado, en algunos países se consideran alergénicas algunas frutas habituales para nosotros, como es el caso de la naranja.

Animamos a nuestros seguidor@s de Latinoamérica, que sabemos son muchos, a compartir con nosotros sus experiencias y conocimientos sobre su cultura alimentaria para aprender y acercarnos más a sus ricos y sabrosos platos, y a comentarnos lo que más le llama la atención de nuestra dieta mediterránea.