El ácido docosahexaenoico (DHA) es un ácido graso poliinsaturado de cadena larga de la serie omega-3. Se encuentra especialmente en los alimentos de origen marino y es fundamental en la alimentación de los niños ya que interviene en el desarrollo de la función visual y se encuentra en elevadas concentraciones en las estructuras cerebrales. Para asegurar un aporte adecuado de DHA en los más pequeños, todas las leches para lactantes o leches 1 lo contienen, y gran parte de las leches de continuación y fórmulas de crecimiento.

El ser humano puede sintetizar el DHA a partir de su precursor el ácido alfa-linolénico, ácido graso esencial de la serie Omega-3. Sin embargo, en ocasiones las necesidades de DHA puede que no se vean cubiertas por la capacidad de fabricación de nuestro organismo, por lo que es importante que también lo consumamos preformado y directamente a través de la alimentación.

Este hecho es especialmente relevante durante los primeros años de vida, ya que la capacidad de crear DHA es menor que en la edad adulta y en este periodo este ácido graso se relaciona con la maduración y formación de diferentes estructuras.

El DHA se encuentra en cantidad relevante en la leche materna, por eso mientras los lactantes se alimentan al pecho obtienen las cantidades diarias necesarias para asegurar su correcto desarrollo.

En el caso de que la lactancia materna no sea posible, es recomendable utilizar leches infantiles que contengan DHA, como mínimo hasta que se introduzcan los alimentos que lo contienen en mayor cantidad, que serán el pescado azul y la yema de huevo.

Hoy en día, las leches para lactantes o leches 1 las contienen en su mayoría, pero no todas las leches de continuación lo hacen, por lo que la presencia de DHA en su composición puede ser una de las razones por las que decantarse por una fórmula en lugar de otra.

En lo que respecta a las recomendaciones oficiales, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) recomienda para el grupo de edad de entre 2 y 18 años el consumo de mínimo 1-2 raciones de pescado graso (pescado azul)/semana equivalente a 250 mg EPA+DHA/día.