En algún otro post hemos hablado de la importancia del desayuno, resaltando que debe cubrir la cuarta parte de las necesidades energéticas de los niños, e insistiendo en que es la primera comida del día y por tanto la que debe proporcionar la vitalidad necesaria para enfrentarse a los primeros retos de la jornada, para evitar la aparición del cansancio y la falta de atención. Pero en el caso de los más pequeños, ¿qué podemos ofrecerles para asegurarnos de que toman un desayuno completo?

Para fomentar desde pequeños el hábito del desayuno, es fundamental que en la casa se sienten todos a desayunar. Si los padres se toman un café de pie y a toda prisa, no se puede pretender que los niños hagan lo contrario. Muchas veces basta con levantarse 10 minutos antes cada mañana para poder desayunar correctamente y sin prisas.

Una buena solución son las fórmulas de crecimiento con cereales o con cereales y frutas. Estas variedades incorporan en su composición cereales y frutas que le aseguran un interesante aporte de energía -mayor que el de un vaso de leche- y un sabor que suele gustar mucho.

Los cereales, fuente de hidratos de carbono, complementan el aporte de nutrientes de esta fórmula de crecimiento y hacen de ella una excelente alternativa para desayunos, meriendas o para que los preescolares recobren fuerzas a cualquier otra hora del día.

Las frutas, por su parte, proporcionan un excelente aroma y sabor y aportan fibra alimentaria, vitaminas y minerales.

Este tipo de fórmulas están especialmente adaptadas a las necesidades nutricionales de los niños entre 1 y 3 años. A esta edad, el sistema digestivo no está aún preparado para tolerar el contenido en proteínas de la leche de vaca.

Las fórmulas de crecimiento se elaboran con una composición especialmente pensada para los más pequeños, y se suplementan con minerales y vitaminas imprescindibles para el correcto desarrollo de los niños en estas primeras etapas de su vida. Son fáciles de reconocer porque llevan un 3 en el envase.

Otra ventaja de algunas de las fórmulas de crecimiento es que han sido enriquecidas para favorecer las defensas del niño y el desarrollo de una adecuada flora intestinal.

Son una excelente opción tanto para los bebés a partir de 12 meses como para los niños de más edad a los que les cuesta tomar algo más que un poco de leche.

Las variedades con cereales y fruta le aportarán toda la energía que precisa... ¡Sin que tenga que hacer ningún esfuerzo!

En el caso de que estés interesada en conocer más a fondo este tipo de productos puedes consultar en nuestra página web las características nutricionales de nuestras fórmulas de crecimiento Blemil plus 3 con cereales y Blemil plus 3 con cereales y frutas.