Muchos padres creen que no hace falta llevar a sus hijos al dentista hasta que estos no tienen algún problema dental (caries, dolor, etc.); sin embargo, el ir al dentista desde que aparecen los primeros dientes de leche es fundamental para evitar este tipo de problemas. Por eso, se recomienda acudir por primera vez en torno a los 2 años. 


Los dientes de leche comienzan a salir en torno a los 6 meses y terminan hacia los 2-3 años. Es en ese momento, cuando la primera dentición ha terminado, cuando se recomienda acudir al dentista, aunque el niño no parezca tener todavía ningún problema dental.


Esta primera revisión tiene entre sus objetivos principales quitar ese miedo al dentista que tienen muchos niños, así como acostumbrarse a prevenir dolencias en lugar de curarlas. El niño podrá así acostumbrarse a los instrumentos odontológicos, al dentista, etc., sin acudir con dolor, que siempre es peor. 


Asimismo, el odontólogo comprobará el desarrollo bucodental del pequeño, descartará posibles anomalías y recomendará las medidas de higiene más adecuadas. 
Después, se aconseja ir a revisión al menos una vez al año. 


Y es que la prevención es la mejor arma para evitar problemas en el futuro como caries, malformaciones bucales, etc. 


Además de ir a revisiones periódicas, también se aconseja acudir de inmediato si notas alguno de estos problemas en tu hijo: 
- Caries o manchas oscuras en los dientes. Recuerda que las caries pueden aparecer también en los dientes de leche y que es muy importante tratarlas a tiempo para evitar problemas mayores; no pienses que no tienen importancia porque esos dientes se vayan a caer en unos años.
- Dolor al masticar.
- Mala colocación de los dientes o una deformidad en la mandíbula.
- Anomalías en la oclusión: el niño muerde mal, cruza la mandíbula, no cierra del todo al morder, etc.
- Si alguna pieza dental se retrasa mucho en la salida.
- Las encías sangran o están inflamadas.
- Los dientes están sensibles y el niño se queja al comer cosas calientes o frías.
- Se rompe alguna pieza.