Muchos padres dudan sobre si sus hijos deben hacer deberes en verano a pesar de haber aprobado todas las asignaturas y sacado buenas notas.

Muchos son los expertos en educación y pedagogos que abogan por realizar algún tipo de actividad relacionada con el colegio en verano ya que esto les ayuda a reforzar lo aprendido durante el curso, refuerza los hábitos de trabajo y facilita la vuelta al curso cuando acaben las vacaciones.

No obstante, estos expertos también coinciden en que estos deberes no deben ocupar más de 30 minutos al día, tienen que ser más ligeros y entretenidos y no deben hacerse todos los días, hay que descansar también de ellos los fines de semana o en días especiales.

A pesar de ello, también hay profesores que dicen que el verano es solo para descansar y que los niños necesitan olvidarse totalmente del colegio y las tareas escolares en estos meses.

La decisión final dependerá de los padres, pero quizá lo mejor es un punto intermedio ya que para que los niños no se olviden de lo aprendido en el curso y para que se estimule el estudio se pueden realizar actividades entretenidas y divertidas que fomente hábitos tan importantes como la lectura o la escritura: leer libros, escribir una obra de teatro e interpretarla con toda la familia, acudir a talleres infantiles de museos, escribir un diario de vacaciones, realizar experimentos sencillos en casa, observar la naturaleza y escribir sobre lo que se ha visto, etc.

De esta manera, aprenderán nuevas cosas, potenciarán la lectura y la escritura y se lo pasarán estupendamente, evitando las horas de aburrimiento.

Y es que el verano da para mucho. ¡A disfrutarlo!

 

Fuente:

- Álava, Silvia (2015), Queremos que crezcan felices, Madrid, Actitud de Comunicación.