Que los beneficios de dar el pecho a tu bebé son numerosos a nivel físico y emocional tanto para ti como para él es incuestionable. Sin embargo, en ocasiones las madres nos encontramos con situaciones que dificultan la lactancia materna. El apoyo de nuestro entorno familiar, amigos y de un profesional sanitario es fundamental.

En este blog, queremos informarte de las más comunes para que sepas identificarlas y superarlas logrando así una exitosa lactancia al pecho:

  • Baja producción de leche: poner al bebé al pecho durante las primeras 2 horas es primordial para estimular la producción y favorecer la subida de la leche. No olvides que la lactancia materna debe ser a demanda, sin horarios fijos. La insistencia en poner al bebé al pecho favorecerá que tengas mayor cantidad de leche.
  • Aparición de molestias y grietas en el pezón: si tus pechos están irritados y empiezan aparecer grietas, suele ser señal de que el bebé no succiona correctamente. Una mala postura hace que el bebé tire del pezón en lugar de succionar cogiendo toda la aureola. Tu matrona puede ayudarte a conocer la mejor manera de dar el pecho para evitarlo.
  • Pezones planos o invertidos: es posible amamantar en estos casos. Te recomendamos que te informes sobre copas lácteas o pezoneras en tu farmacia. Pueden serte de ayuda.
  • Congestión mamaria (o ingurgitación): el estrés y la ansiedad influyen negativamente en la lactancia favoreciendo la congestión mamaria. Los pechos se inflaman y se ponen tensos causando molestias debido a una acumulación de leche en los alvéolos mamarios. Para disminuir la congestión, aplícate compresas frías o agua fría durante las duchas. Por el contrario, antes de la toma, aplícate calor seco sobre el pecho y masajéalo suavemente para favorecer la salida de la leche.
  • Mastitis: se trata de una infección bacteriana debido a una obstrucción mamaria. Para prevenir su aparición, emplea sujetadores de lactancia cómodos que no te aprieten y en caso de su aparición, lo más efectivo es aumentar la frecuencia de las tomas para poder vaciar los pechos. Eso sí, evita utilizar sacaleches ya que la succión mecánica empeora aún más el problema. Si la situación no mejora aplicando todas estas medidas, consulta con el especialista para que te paute un antibiótico compatible con la lactancia materna.

Sobre todo ten presente que la lactancia materna requiere paciencia y esfuerzo.

Si con todos estos consejos, no logras la lactancia al pecho, recuerda que Laboratorios Ordesa está a tu lado ofreciéndote una excelente alternativa para la alimentación de tu bebé con Blemil plus 2 forte, una leche de continuación de composición avanzada con ingredientes innovadores para favorecer el crecimiento y maduración de tu bebé.