Mientras estés dando de mamar a tu bebé es muy importante que cuides tu pecho para evitar molestias, inflamaciones, grietas, sequedad o enfermedades como la mastitis. Una postura adecuada durante la lactancia, una buena higiene y el uso de productos específicos te ayudarán a mantener tu pecho sano durante estos meses

Para que la lactancia no se convierta en un mal trago, te contamos cómo evitar los problemas más comunes:

1. Grietas en los pezones

Las grietas son muy habituales en los primeros días, hasta que los pezones se habitúan. Sin embargo, pueden extenderse más allá en el tiempo si existe una mala postura de amamantamiento. En este caso, si el bebé aprieta el pezón con las encías, no permitirá que las grietas se sequen.

Para acabar con las grietas lo primero es buscar la postura correcta para darle el pecho, en la que tanto el bebé como tú estéis cómodos y no se produzca ningún tipo de daño. Además, para curar las grietas se recomienda echar, después de cada toma, leche materna directamente sobre los pezones y dejar secar al aire. La leche materna tiene propiedades antiinfecciosas y antiinflamatorias. También puedes aplicarte una crema específica antigrietas.

Si te duele el roce del pezón con el sujetador, usa discos de lactancia o conchas protectoras.y si el dolor es tan intenso que te impide dar el pecho, extráete la leche y busca ayuda profesional para que te enseñen a dar el pecho sin que el bebé te cause heridas.

2. Matitis

La mastitis es la inflamación de la glándula mamaria. Normalmente afecta a una sola mama, aunque puede aparecer en ambas. Los síntomas principales de esta enfermedad son dolor, calor local, enrojecimiento, sensación de quemazón y endurecimiento de la mama.

La causa de la aparición de la mastitis es una infección bacteriana. Estas bacterias hacen que la leche fluya peor, presionando los conductos y provocando el dolor y el resto de síntomas. Generalmente, la mastitis aparece junto a otros problemas como ingurgitación, infección de los pezones, obstrucción de los conductos… a causa de las bacterias. Para tratar la mastitis es necesario acudir al médico para que realice un estudio de las bacterias que están provocando la infección y así recetar el antibiótico más adecuado. En estos casos suele ser de utilidad tomar al mismo tiempo un complemento alimenticio a base de lactobacilos y bifidobacterias, para evitar que el antibiótico tenga alguna influencia negativa en la función digestiva. Una buena opción pueden ser nuestro simbióticos DONNAPlus+ Multiflora y Symbioram .

Asimismo, existen una serie de medidas que alivian el dolor y la dureza: seguir dando el pecho aunque duela ya que vaciar el pecho evita obstrucciones (no hay que preocuparse ya que las bacterias no pasan al bebé) y reduce la inflamación; aplicar calor y frío alternamente sobre el pecho afectado; dar masajes.

Consejos generales

Mientras estés dando el pecho, sigue estos consejos para evitar problemas:Lávate las manos antes de comenzar.Sécate bien después de ducharte o si tienes pérdidas de leche, la humedad causa infecciones.

  • Cuida siempre la postura.
  • Amamanta al bebé a demanda.
  • No te saltes tomas.
  • Utiliza un sujetador adecuado.