Los desplazamientos, los viajes, las piscinas o, simplemente, el estar más relajado, hace que sea más frecuente sufrir un accidente infantil en verano. Por eso, es importante estar siempre alerta y adoptar una serie de medidas de precaución.

Algunas épocas, como la Navidad o el verano, son más propensas a que el niño sufra un accidente ya que los padres suelen estar más relajados, en ambientes con mucha gente, y cerca de fuentes de peligro como las piscinas, la playa, el río, etc. Además, en estos meses son comunes los desplazamientos, por lo que también son más frecuentes los accidentes de tráfico, así como las caídas, los ahogamientos, las quemaduras o los atragantamientos. Esto no significa que haya que quedarse en casa asustado por si nos pasa algo, sino adoptar una serie de medidas de prevención para poder pasar un buen verano:

- A la hora de viajar, comprueba antes de salir que el coche está en perfecto estado: ruedas, frenos, luces, etc. Para cada dos horas o 200 km a descansar. Lleva a los niños siempre bien sujetos en un sistema de retención infantil adecuado y homologado.

- Cuando estéis en el agua, ya sea de piscinas o el mar, no dejes nunca solos a los niños, aunque lleven flotador o sepan nadar. Los niños pueden cansarse de repente y existe riesgo de ahogamiento. Si tenéis piscina en casa, ponle una valla de seguridad para que no puedan acceder a ella sin un adulto.

- ¿Sabías que la playa es el lugar donde más niños se pierden? No le pierdas nunca de vista y, si es muy pequeño, escribe en su bañador sus datos para que puedan buscaros. Si es mayor, enséñale su nombre y vuestro teléfono.

- Cuidado con el sol, el calor excesivo así como una exposición directa a los rayos del sol en las horas centrales del día pueden causar quemaduras en la piel y golpes de calor. Evita estar al sol en las horas centrales del día, dale mucha agua y protege su piel con una buena crema solar, así como su cabeza con una gorra.

- Las caídas en niños son inevitables, pero procura evitar zonas peligrosas como escaleras, árboles, ventanas… En verano es normal tener las ventanas abiertas por el calor, no dejes nunca cerca de una ventana abierta una silla o mesa a la que puedan subirse y pon topes de seguridad en las mismas. En las casas de varios pisos, pon puertas de seguridad en las escaleras.

- Cuando estéis con mucha gente, ten cuidado de dónde está el niño, lo que hay cerca de él, si tiene acceso a la comida… en resumen, presta atención a los pequeños detalles que puedan suponer un accidente.

 

 

 

Fuente:

- Blog EnFamilia de la AEP: http://enfamilia.aeped.es/noticias/ahogamientos-segunda-causa-muerte-accidental-en-ninos; http://enfamilia.aeped.es/prevencion/prevencion-accidentes-trafico; http://enfamilia.aeped.es/prevencion/prevencion-accidentes-en-ninos-menores-2-anos; http://enfamilia.aeped.es/prevencion/prevencion-accidentes-en-ninos-entre-2-6-anos