Hasta los 18 o 24 meses, los niños no tendrán la suficiente habilidad manual como para usar cubiertos pero a partir de los 9 meses podemos ir dejándoles que usen sus manitas para empezar a comer solos algunas frutas o verduras. A partir de los 4- 6 meses, los bebés ya pueden empezar a comer más cosas que la leche pero para que puedan comer ellos solitos habrá que esperar un poco más. Entre los 7 y 9 meses están perfeccionando su habilidad con las manos pero hasta, más o menos, cumplidos los 18 o 20 esta habilidad no estará lo suficientemente desarrollada como para que pueden usar los cubiertos.

Aprendiendo a comer con las manos

A partir de los 9 meses aproximadamente podemos ir enseñándoles a comer ciertas cosas sin ayuda pero como los cubiertos aún les resultan complicados, empezaremos dejando que usen sus manitas. Hay que tener paciencia porque seguramente más de una comida vaya a parar al suelo, hasta el año no sujetarán las cosas con total seguridad pero es mejor irles iniciando unos meses antes.

En esta etapa, su propia curiosidad les lleva a agarrar las cosas y a metérselas en la boca así que aprovecharemos esto para iniciarles en el aprendizaje de comer por sí mismos. Lo mejor es sentarles en la mesa con el resto de la familia para que puedan ir observando lo que hace el resto y empiecen a formar parte de las rutinas familiares. Aparte de la papilla o el biberón que les demos nosotros, les ponemos un plato con trocitos de verduras cocidas o frutas blandas para que experimenten con ellas y empiecen a probarlas.

Los trozos que les pongamos deben ser lo suficientemente grandes para que puedan agarrarlos con facilidad y hay que evitar los frutos secos, caramelos o demás alimentos duros porque se los pueden tragar sin apenas masticar y existe el riesgo de que se atraganten. La mejor opción son los plátanos y las peras o melocotones maduros, galletas sin azúcar, rebanadas de pan, o trocitos de carne cocidos y cortados en tiras (pollo o ternera).

Al principio les costará un poco manejar los trozos, los cogerán con toda la mano y se pringarán casi toda la cara pero poco a poco irán perfeccionando la habilidad hasta que consigan hacer la pinza con los dedos.

Comer con cubiertos

Cuando el bebé haya aceptado esta nueva forma de alimentación, las comidas sólidas, y su habilidad manual esté muy perfeccionada (alrededor de los 2 años) podremos empezar a enseñarle a usar sus primeros cubiertos.

Así, aparte de las frutas, verduras y demás que comía con las manos, podrá empezar con las papillas o purés. Los cubiertos y platos de iniciación deben ser especiales para bebés, suelen ser de plástico muy ligero y de dibujitos y colores, y es mejor comprar vasos antiderrame (nos evitaremos muchos accidentes).

En resumen, se trata de un proceso que requiere tiempo y paciencia, más de una comida no acabará en la boca del pequeño sino en el suelo o la mesa. Aunque hasta los 18 meses o 2 años no podrá usar los cubiertos para comer sin ayuda, a partir del año podemos ir enseñándoselos para que se vaya familiarizando y haciendo sus primeros ensayos.