La talla global que tu hijo alcanzará depende de la herencia genética (la altura de los padres), la alimentación, las horas de sueño del pequeño y el ejercicio que realice. Si bien es cierto que los genes no se pueden cambiar y son determinantes, los otros factores sí que son modificables para que tu pequeño desarrolle al máximo el potencial genético de altura. Así tiene que crecer mes a mes.

La altura media de los españoles, según datos del INE es 1,77 centímetros los hombres y 1,64 las mujeres. Para llegar a esa talla o superarla tu hijo debe alimentarse bien, dormir de 10 a 12 horas –más las siestas, si tiene menos de 4 años– y hacer ejercicio. El deporte no es que ayude a crecer, sino que contribuye a no estancarse; es decir, si por genética un pequeño podría alcanzar la talla de 1,80, si no hiciese deporte esa altura se vería disminuida, señala un estudio de la Universidad de Murcia.

El crecimiento de los niños tiene que ser constante para su desarrollo armónico, pero es verdad que, según la edad, hay unas épocas en las que se ganan más centímetros que otras. El primer gran estirón ocurre durante su primer año, en que suelen crecer una media de 20 a 25 centímetros en total. Alrededor de los 9 años se da el segundo pico de crecimiento, sobre todo los niños varones, que crecen hasta cinco centímetros en un año; y en la adolescencia se vuelve a subir de talla bruscamente, aumentando incluso 12 centímetros en 12 meses. Así se crece durante la etapa preescolar, siempre teniendo en cuenta que un niño sano hará una curva de crecimiento individual:

Desde que nacen hasta los 5 meses suelen aumentar una media de tres centímetros al mes. • De los 5 meses al año crecen uno o dos centímetros cada 30 días. • Del año a los dos ganan alrededor de medio centímetro al mes; pero no suelen hacerlo de forma continuada como cuando eran más pequeños, hay meses que no crecen nada y otros que dan el estirón. • De los dos años a a los tres y medio crecen unos cuatro centímetros cada seis meses.