Escrito por Sonia March y Monica Peitx

Una de las claves en la prevención del sobrepeso y la obesidad infantil está en la educación de hábitos y en esto los padres desempeñan un papel muy importante. La realización de un plan alimentario y de la actividad física hará que el niño adquiera unos hábitos alimentarios y de vida correctos.

A continuación te indicamos algunos consejos para ayudarte en el control de peso de tu hijo de forma equilibrada y saludable:

Desarrolla tu capacidad para decir "no". Algunas veces los niños pueden llegar a pedir o comer fuera de horas por aburrimiento o costumbre. Si ha hecho todas las comidas en sus horarios y en las cantidades suficientes no es necesario “extras” y en muchas ocasiones seria contraproducente. • La incapacidad de poner límites a los malos hábitos alimentarios de algunos niños podría estar relacionada con el uso de la comida como una herramienta para premiar o castigar. • Tener previstas siempre las comidas. La improvisación muchas veces da como resultado comidas menos saludables y más calóricas. • Introducir alimentos integrales en la dieta de la familia. Benefician el tránsito intestinal y son más saciantes. • Es importante que toda la familia coma lo mismo aunque en cantidades diferentes. • Comer 5 veces al día y no saltarse ninguna de ellas. Son necesarias y ponen en marcha el metabolismo quemando más calorías. • Moverse mantiene nuestro metabolismo activo. Pequeños trayectos a pie, subir escaleras, pasear la mascota, ayudar en las tareas de casa, son beneficiosos a la hora de tener una vida más activa. En cambio debemos limitar los más sedentarios como ver mucho rato la tele, el ordenador y los videojuegos. • Los fines de semana deben también deben ser activos y con toda la familia. Los niños aprenden por imitación, y dar un buen ejemplo es lo mejor para conseguirlo. • Masticar despacio. Las comidas deben durar un mínimo de 30 minutos y se empieza por aprender a masticar bien. • La dieta debe estar compuesta por todos los grupos de alimentos de forma equilibrada y en las cantidades adecuadas. Debemos eliminar los alimentos que nos aportan calorías vacías y no contribuyen en la adquisición de unos hábitos saludables.

No debemos olvidar que una buena educación nutricional será la mejor herramienta en la prevención del sobrepeso y la obesidad tanto ahora como en el futuro.

 

 

Dra. Mònica Peitx i Triay
Pediatría y Endocrinología Pediátrica
Coordinadora Área Pediátrica
CP Endocrinología y Nutrición