¿Embarazada de tu primer bebé? ¿Tienes muchas dudas y miedos? En este artículo podrás encontrar los principales consejos para que empieces tranquila esta maravillosa aventura que durará 9 meses y terminará con el nacimiento de tu pequeño.

Las primeras semanas suelen ser las más “duras” en cuanto a las preocupaciones ya que el miedo a perder al bebé, sobre todo con las historias que se oyen, suele ser muy potente. Las últimas semanas también suelen estar acompañadas de nuevas inquietudes por el inminente nacimiento del bebé.

Lo mejor para estar tranquila y disfrutar del embarazo es resolver todas tus dudas y estar lo más tranquila posible.

1- Conoce los síntomas de alerta: No tienes que obsesionarte con ellos, pero sí debes conocer los principales signos de alarma para acudir a Urgencias y, así, poder evitar ciertas complicaciones si se detectan a tiempo: sangrado abundante y de color rojo intenso, dolor abdominal muy fuerte, fiebre elevada, hinchazón repentina de manos y cara, etc.

2- Cuida tu alimentación: Es fundamental evitar ciertas comidas que pueden ser peligrosas (alimentos crudos, lácteos sin pasteurizar, verduras y frutas mal lavadas…) y llevar una dieta sana y equilibrada rica en vitaminas y minerales. Además, se aconseja tomar un suplemento vitamínico que contenga principalmente ácido fólico y yodo, aunque también es recomendable hierro, ácidos grasos esenciales, etc.

También debes beber al menos 2 litros de agua al día y evitar la cafeína, el alcohol o las grasas.

3- Mantente activa y en forma: Si tu estado de salud no te lo impide, es bueno que sigas trabajando y llevando una vida activa. Asimismo, el ejercicio regular y moderado es muy bueno para evitar ciertas molestias y dolores, así como para prepararte para el parto.

4- Controla tu peso: No es bueno que cojas mucho peso, pero tampoco que engordes poco. Lo ideal, aunque depende de tu peso anterior al embarazo y de si éste es gemelar o no, es que engordes entre 10 y 13 kilos.

5- Náuseas, dolor de espalda, cansancio… Son algunas de las principales molestias que se sufren en estos 9 meses. No debes preocuparte, aunque sí es conveniente que busques remedios que te permitan estar lo mejor posible. Consulta siempre con tu obstetra.

6- Pruebas y más pruebas. En cuanto el test de embarazo te confirme tu estado, debes pedir cita para el médico ya que es conveniente hacer un buen control del embarazo para detectar a tiempo cualquier anomalía o dificultad. En cada trimestre te harán mínimo un análisis de sangre y orina y una ecografía. Estas pruebas sirven para ver si el desarrollo del feto es normal y si tu salud es buena.

7- ¿Se pueden mantener relaciones sexuales? Siempre que no haya una indicación al contrario por parte de tu ginecólogo, podéis seguir manteniendo relaciones hasta el mismo día del parto.

8- Clases de preparación al parto: Son muy aconsejables siempre, pero sobre todo en primerizas. En estos cursos no solo te dan consejos para el embarazo y el parto, sino que también te ayudan con las dudas más frecuentes del cuidado del bebé. No dudes en asistir a ellas.

9- ¡Que ya llega! Desde la semana 35-36 es normal que empieces a preocuparte por el parto. Debes estar tranquila, prepararte y resolver todas tus dudas antes de que llegue el gran día. Confía en tus médicos y, sobre todo, en ti misma. Seguro que todo sale bien.

 

Fuentes:

  • Lynn Huggins-Cooper (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed. Nowtilus.
  • Dra, Miriam Stoppard, (2006), Padres primerizos, Madrid, Ed. Pearson.