La mejor decisión que puedes tomar para tu salud y para tu embarazo es dejar de fumar. Aunque lo mejor es no fumar en ningún momento de la gestación, siempre estás a tiempo de abandonar el tabaco y así favorecer el correcto desarrollo de tu bebé.

 

 

¿Por qué dejar de fumar?

Muchas embarazadas creen que es mejor reducir el consumo de cigarrillos diarios en lugar de dejarlo del todo para evitar la ansiedad. Pero disminuir el consumo de cigarrillos no es suficiente, ni se consigue reducir la ansiedad (ya que te pasas el día esperando al siguiente cigarrillo) no se reduce la toxicidad materno-fetal. Lo mejor es dejar de fumar por completo, tan solo después de un día sin fumar, tú y tu bebé obtendréis más oxígeno.

En cuanto a los síntomas de abstinencia, lo más duro son las primeras 4 a 9 semanas, pero se puede superar.

Beneficios de dejar de fumar

  • Respiras mejor y tienes más energía
  • Mejora tu olfato y el sabor de la comida
  • Tu piel está más hidratada
  • Se reduce el riesgo de ciertas complicaciones en el embarazo (aborto espontáneo, hemorragia vaginal, desprendimiento de placenta)
  • Menos posibilidades de un parto prematuro
  • Aumenta la posibilidad de que tu bebé nazca con un peso normal
  • Disminuye el riesgo de “síndrome de muerte súbita”
  • Reduces la posibilidad de que padezca asma, bronquitis, otitis... al crecer
  • Aumenta la cantidad de oxígeno y favoreces el desarrollo normal de tu bebé

 

5 consejos para dejar el tabaco

Por todo ello, siempre es un buen momento para dejar de fumar. Si te cuesta, echa un ojo a estos consejos:

  • Apunta tus razones para dejar de fumar en una lista y colócala en un sitio donde puedas verlas a menudo.
  • Cambia tus rutinas diarias, especialmente aquellas ligadas a fumarte un cigarro, como el café después de comer.
  • Mantén tus manos y tu boca ocupadas. Puedes beber agua, masticar un chicle, comer algo sano, escribir un diario, etc. El ejercicio diario también es muy beneficioso.
  • Aléjate de lugares y gente que fume.
  • Pide ayuda a las personas de tu entorno para que te ayuden e incluso recurre a un profesional de la salud si te hace falta.

 

 

 

Fuente: “Nacer y vivir libre de humos”, Guía de autoayuda para la embarazada fumadora, Dirección General de Salud Pública y Consumo Consejería de Salud del Gobierno de la Rioja, https://www.asturias.es/Astursalud/Ficheros/AS_Salud%20Publica/AS_Drogas/Tabaco/Guia_AutoayudaEmbarazadas%20pdf.pdf