Elegir la guardería adecuada para el niño puede ser motivo de gran preocupación para los padres. Antes de tomar una decisión hay que observar que la escuela infantil cumple ciertos requisitos básicos y que el bebé estará bien cuidado.

Cuando ambos padres trabajan y no hay familiares disponibles que pueden hacerse cargo del pequeño, la guardería es el sitio perfecto para que el niño pase el día hasta que puedan ir a recogerle. Además, las escuelas infantiles son el sitio ideal para que el bebé empiece a relacionarse con otros niños de su misma edad y donde los profesionales podrán fomentar el desarrollo de sus habilidades desde una edad temprana.

Para los padres dejar al niño en manos de alguien a quien no conocen es muy difícil, sobre todo cuando es una necesidad por cuestiones laborales y el bebé es aún muy pequeño -algunos expertos recomiendan esperar hasta los dos años pero muchas familias deben hacerlo antes-. Para la tranquilidad de los papás, especialmente los primerizos, lo mejor es que empiecen con la búsqueda de guardería unos cuantos meses antes, así habrá tiempo de visitar varias y elegir la que consideren más idónea de acuerdo a sus necesidades y preferencias. Es fundamental que el sitio inspire tranquilidad y confianza a los padres a la hora de dejar a su pequeño.

Algunos consejos sobre la mejor guardería

Existen ciertos requisitos básicos que las escuelas infantiles deben cumplir:

  • Es importante visitar las instalaciones para observar si es un lugar limpio, seguro, preferiblemente de una sola planta. El edificio debería ser de uso exclusivo o con un acceso independiente si se comparte con otras actividades.
  • La mayoría de las familias prefiere que la guardería esté cerca de casa por mayor comodidad, para que los compañeros sean del barrio y para que en caso de que el niño se ponga malito se pueda volver a casa lo más pronto posible.
  • Si la guardería está dentro de un colegio, las zonas de bebés deben estar acotadas y no compartir zona de juegos con niños mayores. Lo mismo pasa con el patio exterior, debe ser exclusivo para niños de preescolar y estar perfectamente vallado.
  • Los columpios deben ser específicos según las diferentes edades y debe hacer zonas de sombra y de arena donde puedan jugar.
  • Debe haber por lo menos tres grupos diferenciados por edades: de recién nacidos hasta 1 año, de 1 a 2 años y de 2 a 3 años.
  • Las aulas deben tener ventilación y luz natural. El mobiliario debe estar adaptado y tiene cumplir con ciertos requisitos básicos de seguridad: enchufes cubiertos, esquinas protegidas, ventanas con rejas, etc.
  • Las aulas también deberán disponer de aseo adaptado a las necesidades de los niños y con cambiadores de pañales para los bebés y una zona específica para la siesta.
  • Los educadores deben de tener una titulación específica para el cuidado de bebés, además deben ser personas pacientes y comprensivas. Debe haber los suficientes profesores para que ningún niño quede desatendido y es necesario que haya refuerzos a la hora de las comidas y del recreo.
  • La guardería no debería poner impedimentos para que los padres visiten las instalaciones o acudan sin previo aviso.
  • Es buena idea preguntar a otros padres que lleven allí a sus hijos para que den su opinión de primera mano, también se puede pedir consejos a familiares o amigos con hijos que orienten sobre las guarderías que ellos consideran mejores.
  • Los padres no deben tener vergüenza de preguntar todo tipo de dudas, aunque sean muchas. Es fundamental que estén tranquilos y seguros sobre la elección que han hecho, dejar al pequeño en la guardería es un paso importante tanto para los padres como para él.