Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Complejo de Electra en niñas

Complejo de Electra en niñas

El Complejo de Electra o “papitis” es un proceso normal por el que pasan muchas niñas en torno a los 3 años. De repente, su padre es el centro del universo y solo quieren estar con él. No hay de qué preocuparse, es una etapa normal en el desarrollo psicosexual de la niña que se pasará sola en unas semanas.

El Complejo de Electra fue formulado por el psicólogo Carl Gustav Jung en 1912 para designar la contrapartida femenina del complejo de Edipo. Al igual que este, el nombre viene de una tragedia griega en la que Electra, hija del rey de Micenas y héroe troyano Agamenón y de Clitemnestra, para vengarse de la muerte de su padre, asesinó, junto con su hermano Orestes, a su madre y al amante de esta.

Según Jung, el Complejo de Electra es algo muy común a todas las niñas en algún momento de la infancia, un cambio que se produce en torno a los 3 años cuando su mamá deja de ser el centro de su universo y sus atenciones y cariños pasan a papá. Tanto, que llegan a decir que están enamoradas de papá y quieren casarse con él.

Esto, aunque puede resultar un poco chocante para los padres, es algo normal en el desarrollo psicosexual de la niña que, de repente, se da cuenta de que es una niña y de las diferencias entre ambos sexos. Así, sienta las bases de su identidad sexual femenina y, por una parte, empieza a imitar a su madre (quiere maquillarse, juega a las mamás con sus muñecos…) y, por otra, se da cuenta de la relación romántica que hay entre sus padres y ella misma quiere tener esa relación con su padre, su principal referente masculino, y casarse con él.

Por eso, es normal que dé muchos abrazos y besos a su padre y que solo quiera que sea él quien la bañe o le dé de comer. Esto puede poner un poco celosa a la mamá, pero lo mejor es no darle importancia ya que esta actitud se pasará en unas semanas si todo transcurre con normalidad.

 

¿Cómo deben actuar los padres?

Como decíamos, no se le debe dar más importancia de la que tiene. Lo normal es que la niña se dé cuenta de que su madre es el amor de su padre y busque “el amor” en un compañero de clase o amiguito.

Los padres deben continuar con su relación como hasta ese momento. No deben dejar de darse besos o de mostrarse cariño aunque a la niña le siente mal. Ella debe entender que ellos son una pareja y eso no va a cambiar. Eso le ayudará a superar esta etapa.

Cuando la niña diga que quiere casarse con papá, hay que decirle “papá ya está casado conmigo, tú encontrarás a otra persona cuando seas mayor”.

En cuanto a la madre, no debe sentir celos ya que es una etapa normal que acabará en poco tiempo. Y el padre no debe ser más complaciente con ella a causa de sus mimos, debe seguir imponiendo las normas como hasta ahora.

 

 

Fuente:

- Álava, Silvia (2014), Queremos Hijos Felices: Lo Que Nunca Nos Enseñaron De 0 A 6 Años, Madrid. Actitud de Comunicación.

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto