Si has notado que últimamente, para tu hija, su padre es todo su mundo, quizá estés ante lo que se conoce como complejo de Electra. Te explicamos en qué consiste y qué actitud debéis tomar para que esta fase pase y tu hija siga evolucionando y desarrollándose psicológicamente con normalidad.

 

En qué consiste; origen mitológico

Carl Gustav Jung fue el encargado de elaborar en 1912 esta teoría que define la fijación temprana y la fascinación de la hija por su padre. Es la posición opuesta a la del complejo de Edipo, formulada por Sigmund Freud, en la que el hijo es el que tiene fijación por su madre.

 

Siguiendo los pasos de Freud, Jung se inspiró en la mitología griega para plasmar este complejo que forma parte del desarrollo psicológico normal de cualquier niña entre los 3 y los 6 años. Cuenta la leyenda que Electra era hija de Agamenón, rey de Micenas, que murió asesinado a manos del amante de su esposa. Electra vivió durante años esperando el momento adecuado para vengarse de la muerte de su padre junto a su hermano Orestes.

 

Padre e hija mirándose con cariño

 

Las diferentes etapas del complejo de Electra

El complejo de Electra tienes algunas fases características. A continuación, te contamos en qué consiste cada fase y qué actitudes puedes ver en tu hija:

  • Primera etapa; vínculo con la madre:

En esta primera fase, y siempre según la teoría de Carl Gustav Jung, la madre y la hija están unidas por un gran vínculo durante los 3 primeros años de vida, según él, mucho más fuerte que formado entre la madre y el hijo. Este vínculo tan fuerte entre la niña y su madre determina el retorno posterior a ella, una vez superado el complejo de Electra.

  • Segunda etapa; fascinación por el padre:

Entre los 3 y los 4 años, cuando la niña comienza a ser consciente de su género, muestra más interés por la figura paterna, como una especie de “enamoramiento” del papá. Es en esta fase cuando aparecen celos y cierta rivalidad con la madre por la atención del padre, incluso mostrando actitudes posesivas y de enfado si no consigue la atención que reclama.

  • Resolución natural del complejo:

Basándose en la fuerza del vínculo entre madre e hija al que hacíamos referencia en la primera etapa, entre los 6 y 7 años, se produce un retorno a la madre. Ese interés excesivo por el padre vuelve a la normalidad, y la niña ahora comienza a sentirse más identificada con la madre, a quien imita y tiene como referente femenino.

 

Padre y madre con su hija que besa al padre

 

Cómo actuar

Es posible que el comportamiento de tu hija respecto a su padre y el cambio de relación contigo te sorprenda e incluso te moleste, por eso te damos algunos consejos para que lo normalices:

  • A nivel de pareja debéis continuar actuando con normalidad ante la niña, sin evitar las muestras de afecto entre vosotros.
  • Si muestra celos hacia ti, no debes tomarte esto como algo personal.
  • En cuanto al padre, es recomendable que actúe con normalidad y no sea más complaciente ahora que su hija reclama más su atención.

 

Los psicoanalistas actuales opinan que estas teorías están algo obsoletas, pero sí es cierto que están basadas en comportamientos que muchas niñas reproducen. Si es el caso de tu hija, no debes preocuparte si muestra absoluta fascinación e interés por su padre, incluso si sólo quiere realizar ciertas actividades con él o dice que “quiere casarse con su papá”, ya que no hay ningún rasgo patológico en este comportamiento y se trata de algo totalmente natural que irá desapareciendo con el tiempo.

 

 

Fuentes:

Álava, Silvia (2014), Queremos Hijos Felices: Lo Que Nunca Nos Enseñaron De 0 A 6 Años, Madrid. Actitud de Comunicación.

Sabater, Valeria (2017), Complejo de Electra: ¿qué es y cuáles son sus efectos? La mente es maravillosa: https://lamenteesmaravillosa.com/complejo-electra-cuales-efectos/