Si últimamente notas que tu hijo está más pendiente de todo lo que haces, y que siente una especie de fijación, que incluso a veces le lleva a sentir celos de su padre, es probable que tu pequeño esté pasando por una fase conocida como el complejo de Edipo. A continuación, te detallamos en qué consiste y qué actitud debéis tomar para que su desarrollo psicológico siga avanzando con normalidad.

Madre llevando a caballito a su hijo

 

En qué consiste; origen mitológico

El complejo de Edipo es la teoría del psicoanálisis de Freud más conocida, y describe la fascinación temprana del hijo por la madre. Esta teoría se contrapone con la del complejo de Electra, formulada por Carl Gustav, en la que es la hija la que siente admiración por el padre.

Freud tomó como referencia la tragedia griega de Sófocles para escenificar esta fase que forma parte del desarrollo psicológico normal de los niños entre 3 y 7 años. Según esta obra, Edipo, Rey de Tebas, en su momento de mayor esplendor, descubre que fue el asesino de su padre, y, que, sin saberlo, se había casado con su madre.

Según el neurólogo austríaco, el niño atraviesa una etapa denominada fálica en la que descubre su identidad sexual. Se da entre los 3 y los 6 años, y es un periodo de revelación de su género y de su cuerpo. Cuando esto ocurre, el niño comienza a descubrir nuevos tipos de relación y a identificarse con el padre, mientras que, a la vez, rivaliza con él por la atención y el afecto de la madre, a quien idolatra.

 

Funciones del complejo de Edipo

Es la base sobre la que se sustenta el psicoanálisis y estas son algunas de las funciones que Freud le atribuye:

  • La aceptación del propio sexo.
  • Le proporciona el sentimiento de persona ya constituida con su propio cuerpo y características de personalidad.
  • Identificación de un objeto de amor fruto de la resolución de los sentimientos hacia los padres.

Padre y madre con su hijo que besa a la madre

 

Cómo actuar

Puede que en un principio el comportamiento de tu hijo os sorprenda e inquiete, pero se trata de algo absolutamente normal. Te damos algunos consejos para que lo lleves mejor y lo normalicéis hasta que esta fase se resuelva de manera natural:

  • Cuando tu hijo exprese sus sentimientos, no te rías, pues para él se trata de algo importante. Valida sus emociones y hazle ver que le entiendes.
  • Que tomes en serio sus emociones, no significa que le digas sí a todo. Si dice que quiere casarse contigo, puedes explicarle de manera natural que tu pareja es su padre, que tú eres su madre, y que él cuando sea mayor sea casará con la persona que quiera.
  • Si muestra hostilidad y celos hacia el padre, no debe tomarlo como algo personal.
  • A nivel de pareja, lo mejor es que actuéis con normalidad, sin evitar las muestras de afecto delante de él.

Como ya sabrás, en la actualidad tiene muchos detractores que afirman que estas teorías están totalmente obsoletas, pero lo que sí es cierto es que muchos niños muestran el comportamiento descrito en el complejo de Edipo; fijación y fascinación por su madre y celos del padre. Si es el caso de tu hijo, no debes preocuparte, ya que según vaya creciendo, estos comportamientos irán desapareciendo progresivamente.

 

 

Fuentes:

Álava, Silvia. (2014). Queremos Hijos Felices: Lo Que Nunca Nos Enseñaron De 0 A 6 Años. Madrid. Actitud de Comunicación.

Alós, Daniela. (2019). El complejo de Edipo. La mente es maravillosa. Recuperado de https://lamenteesmaravillosa.com/el-complejo-de-edipo/