La fruta es uno de los primeros alimentos que se introduce en la dieta de los bebés por su fácil digestión, su sabor dulce que suele gustar a todos los niños, y su alto contenido en vitaminas, minerales, agua y fibra. Son un grupo de alimentos muy saludable del que conviene aprovechar adecuadamente todos sus nutrientes.

Las primeras frutas que se introducen en la dieta de un bebé, en torno a los 6 meses de edad, son las manzanas, las peras y el plátano, y a los purés de frutas también se les suele añadir el zumo de una naranja. Gradualmente se irán añadiendo el resto de frutas aunque algunas, más alergénicas, como las fresas, no se introducen hasta los 2 años.

Existen dos maneras de presentar la fruta al bebé:

- Pelar y cortar las piezas de fruta en trozos y pasarlas por la batidora, junto con un chorro de zumo de naranja natural. En este caso hay que quitar las pepitas o pipos que puedan tener las piezas.

- Pelar, cortar y cocer la fruta como si fuera una compota, batirla y añadirle leche de fórmula. Puede espesarse con cereales. Si eliges esta variante, no cuezas mucho rato la fruta para que no pierda sus propiedades.

A los 6 meses se recomienda dar a los bebés unos 200-220 gramos de papilla de fruta (que más o menos son media manzana, media pera y medio plátano, además del zumo de naranja). En este caso, ofrécesela en plato y cuchara, no con biberón, para que vaya acostumbrándose a nuevas texturas y a comer con cubiertos.

En ocasiones, los bebés rechazan los purés de fruta por su acidez, ya que el ácido es un sabor que hasta ese momento no ha formado parte de su alimentación. Para atenuarlo, puedes añadir cereales con o sin gluten según su edad o unas cuantas galletas, pero no es recomendable que le añadas azúcar.

Aunque por su composición y su valor nutricional no son equiparables a un puré de frutas, otra vía para que los bebés empiecen a familiarizarse con el aroma y sabor de las frutas y de alguna manera las acepten mejor, es introducir en su alimentación las papillas de cereales que contienen fruta en su composición. En el mercado existen muy diversas alternativas, y de nuestros productos te recomendamos Blevit plus Frutas para los bebés que todavía no han introducido la fruta en su alimentación, o Blevit plus duplo 8 cereales y frutas y Blevit plus duplo 8 cereales con queso fresco y frutas para los bebés que ya lo han hecho.