El porteo no tiene por qué acabarse cuando tu bebé empiece a andar, puedes perfectamente seguir llevándole en un portabebés mientras su peso y su tamaño lo permita.

Muchas personas piensan que portear es solo para bebés. Sin embargo, se puede seguir llevando a un niño en un portabebés con 5 o 6 años (dependiendo de su peso), lo cual no solo es divertido para él, sino que puede ser muy útil en ciertas ocasiones.

Y es que los niños de 3 o 4 años pueden andar perfectamente, pero enseguida se cansan, por lo que llevarles en un portabebés puede ser una opción muy buena para las excursiones o las caminatas, no solo para él sino también para vosotros ya que muchas veces los padres acaban llevando a los niños en brazos o en hombros, pero eso es mucho más cansado y dañino para la espalda.

Otras ventajas de portear a niños mayores son:

- Los niños un poco mayores colaboran y ayudan a meterse en el portabebés, lo que hace que el proceso sea más rápido y sencillo.

- Portear permite acceder a sitios a los que es difícil llegar con carrito, como senderos no asfaltados, escaleras, lugares con mucha gente, etc.

- Las mochilas o fulares portabebés son más cómodos para viajar ya que ocupan menos que las sillas de paseo.

- Permiten un contacto cercano con el niño, que incluso puede llegar a dormirse si tiene sueño.

 

¿Cómo portear a niños mayores?

El tamaño y el peso de niños mayores de 2 años hace que haya que adoptar una serie de medidas diferentes para portearlos. Para empezar, hay que elegir una mochila o portabebé que aguante su peso. Lo normal es elegir las de tipo toddler, que aguantan hasta 27 kilos.

No debes seguir porteando una vez supere el peso recomendado de tu portabebés ya que podrías hacerte daño en la espalda.

Además, ya no se los coloca delante de cara a nuestro pecho, sino que lo normal es que vayan en la espalda mirando hacia delante para poder ver el mundo.

 

 

Fuente:

- Blog Brazos y Abrazos a un beso de distancia, “Portear a niños grandes”: http://brazosyabrazos.es/portear-a-ninos-grandes/