La motivación es muy importante para alcanzar nuestras metas y superarnos día a día. A todos nos gusta que reconozcan nuestros esfuerzos y nos animen a seguir esforzándonos. Motivar a nuestros hijos es también parte esencial de su educación.

La motivación puede ser intrínseca (viene de uno mismo) y extrínseca (viene de los demás). En niños pequeños la motivación intrínseca no existe ya que requiere cierto nivel madurativo, por lo que hace falta que el niño crezca para que sea capaz de motivarse a sí mismo. Por lo tanto, la motivación en sus primeros años de vida dependerá básicamente de los padres.

Pero motivar a alguien no siempre resulta fácil, y menos aún hacerlo con éxito. Estos son algunos consejos que os pueden resultar útiles para aprender a motivar a vuestros hijos:

  • La motivación debe ser previa a la acción que vaya a realizar. Cuando una persona se enfrenta a una tarea nueva o complicada motivada, lo hace mucho mejor.
  • Para conseguir motivar a alguien debemos explicarle las ventajas o beneficios de esa acción: por qué es buena para ellos, qué les aportará, qué conseguirán al lograrla, etc.
  • Una vez que comience con la tarea concreta, hay que seguir apoyándolos, reconociendo el esfuerzo y el trabajo que está llevando a cabo.
  • Una cosa es motivar y otra hacer. Nunca debes hacer la tarea por él, solo ayudarle si lo necesita y animarle.
  • Cuando acabe, debes reconocer su esfuerzo y felicitarle por ello, haya logrado el éxito o no.
  • Es importante que el niño comprenda que no siempre va a obtener el mejor resultado en todo aquello que lleve a cabo, pero que lo importante es el esfuerzo e intentar superarse y probar cosas nuevas. Las personas que no lo intentan, desde luego, nunca lo consiguen.
  • La motivación a base de premios puede ser exitosa en un primer momento, pero no a la larga ya que solo estará realizando esa acción para conseguir el premio, y no para ser mejor o aprender algo nuevo.

 

 

Fuente:

- Álava, Silvia (2015), Queremos que crezcan felices, Madrid, Ed. Actitud de Comunicación.