Para unas mujeres antes y para otras después, pero finalmente siempre llega el momento de dejar de dar el pecho al niño definitivamente. El destete se debe hacer de forma progresiva, eliminando gradualmente las tomas, para evitar problemas en las mamas como mastitis o galactoceles, así como para no afectar al ritmo de alimentación del pequeño.

Las encuestas indican que el destete se suele producir entre las 16 semanas, en muchos casos porque la mamá se reincorpora al trabajo, y los 6 meses, cuando comienza la alimentación complementaria. Sea cuando sea, el proceso consiste básicamente en eliminar gradualmente las tomas de lactancia al pecho hasta que finalmente el bebé deje de alimentarse de leche materna.

Este proceso puede durar más o menos tiempo según las necesidades de cada mamá. En aquellas mujeres que lo llevan a cabo por cuestiones laborales, lo normal es que en un par de meses se hayan eliminado todas las tomas y se hayan sustituido por leche infantil o alimentación semisólida según la edad del pequeño. Aquellas que vayan eliminando tomas porque la alimentación del bebé se amplía a nuevos alimentos, pueden tardar hasta 1 año y medio en dejar de dar el pecho totalmente.

Sea como sea, el destete se debe hacer de forma gradual y planeada para evitar complicaciones, especialmente inflamaciones, obstrucciones o infecciones en las mamas. De esta manera, de forma natural, cada vez se producirá menos leche, hasta que cese del todo la producción.

Básicamente hay dos maneras para llevar a cabo el destete:

  • Eliminar cada semana una de las tomas que el bebé hace. Por ejemplo, si hace 6 tomas al día y se quieren ir eliminando las del medio para dejar la primera y la última (especialmente útil en madres trabajadoras), el orden lógico será empezar por eliminar la quinta, luego la segunda, la cuarta y la tercera. Aunque también puedes observar qué toma le cuesta más o a cuál presta menos atención para eliminar esa. Estate atenta a cómo reacciona el bebé y cuando haya pasado una semana o diez días, si todo va bien, elimina la siguiente. Cuanto menos des el pecho, menos producirás, por lo que no debes extraerte la leche ya que esto aumenta la producción.
  • La otra opción es acortar el tiempo de cada toma en lugar de eliminar una directamente y completar con leche infantil, como por ejemplo Blemil plus forte 2 o papillas, como es el caso de las papillas Blevit.

Intenta planificar el destete y tomártelo con calma ya que lleva su tiempo. A no ser que el médico te lo aconseje por algún motivo, no recurras a medicamentos que cortan la producción le leche, es mejor hacerlo de forma natural. Tampoco se recomienda hacer coincidir el destete con un momento de cambio en la vida del niño, como abandono de pañales, inicio de la guardería, mudanza, etc ya que es aconsejable que para él sea también un proceso gradual y en la medida de lo posible no le resulte desagradable.