En el proceso de lactancia de tu bebé seguramente llegará un momento en el que tengas que empezar a utilizar el biberón. Conviene planificar con tiempo cuando vas a introducir el biberón y llevarlo a cabo de forma progresiva: todos los cambios necesitan su aprendizaje y sobre todo te recomendamos mucha paciencia.

Si te incorporas al trabajo no esperes al último momento para usar el biberón, mejor empieza un par de semanas antes para acostumbrar a tu bebé, pues seguramente podrás mantener la lactancia mixta durante bastante tiempo.

El bebé debe succionar de la tetina y para ello la posición de la lengua es diferente que para tomar el pecho. Es normal que al principio extrañe el biberón o incluso lo llegue a rechazar. Si tu hijo utiliza chupete, busca una tetina parecida al chupete que esté usando en cuanto a forma y material (caucho o silicona), de esa manera le será más familiar tenerla en la boca. Ten en cuenta que hay tetinas de flujo lento, medio y rápido, así que tendrás que probar cuál se adapta mejor a su ritmo.

El momento de dar el biberón requiere tiempo y tranquilidad, puedes encontrarte que contigo no quiera tomarlo, no te desesperes, el bebé relaciona tu voz y tu olor con el pecho. Pide a otra persona (tu pareja, tu madre, la cuidadora…) que se lo dé por ti, igual hasta tienes que salirte de casa para que la toma sea un éxito.

Ya sabes que tienes la posibilidad de extraer la leche materna usando un sacaleches y aprovecharla para preparar un biberón cuando estés un tiempo alejada de tu bebé, o bien incluso la puedes congelar.

A algunos bebés les cuesta tomar la leche sola y en cambio la aceptan mejor si se espesa con una o dos cucharadas de papilla de cereales, eso siempre y cuando ya tenga edad para introducirlos en su alimentación. En este caso tendrás que usar una tetina con orificio mayor para que pueda salir bien la leche sin que el bebé tenga que realizar mucho esfuerzo.

Si aún utilizando todos esos trucos se resiste a tomar el biberón, si ya ha introducido la alimentación complementaria, asegúrate que come suficiente cantidad de leche para cubrir las necesidades de calcio. Dependiendo de la edad, puedes hacerlo mediante yogures, papillas o añadiendo leche en polvo en los purés de fruta y verduras.

Y recuerda que para ayudarte en la alimentación de tu hijo, Laboratorios Ordesa pone a tu disposición su amplia gama de leches infantiles Blemil y de cereales infantiles Blevit.

 

 

Sra. Anna Paré Vidal
Farmacéutica y dietista nutricionista
Formación y asesoramiento en alimentación, nutrición y complementos alimenticios
www.nutresasut.com