A todos los bebés les suele gustar le leche, pero cuando llega el momento de introducir en su dieta frutas, verduras o pescado, muchos de ellos rechazan su sabor, y dar de comer al bebé se convierte en un suplicio. ¿Cómo lograr que coma de todo sin que se dé cuenta?

Los niños imitan todo lo que ven en sus padres, así que la primera regla es que en casa se coman habitualmente frutas, verduras y pescado; si os ven comerlos y disfrutar de ello, ellos también querrán probarlos. La segunda es nunca desesperarse; por mucho que el niño se niegue a comer algo, tenéis que seguir intentándolo, buscando trucos e ideas hasta que se acostumbre a su sabor.

- Los zumos les gustan mucho y en ocasiones son más fáciles de tomar que los purés, así que prueba a hacerle zumos de cualquier fruta.

- Otra opción es echar un chorrito de zumo de naranja o de leche en su papilla de frutas, hará que esté más jugosa.

- Las galletas también suelen gustarles mucho, así que si echas un par de galletas en la papilla de frutas, además de darle cereales, conseguirás que le guste mucho más.

- Los purés de verduras se suelen enmascarar echando patatas y quesitos, que suavizan el sabor de las verduras. Además, opta al principio por aquellas menos fuertes, como puerro, zanahoria… y deja para más adelante la coliflor o las espinacas.

- Más adelante te será mucho más fácil enmascarar el sabor de las verduras o del pescado ya que puedes hacer muchos platos que le gustan con estos ingredientes, como canelones de atún, croquetas de bacalao, lasaña de verduras, hamburguesa de pescado…

- Asimismo, funcionan muy bien las salsas de tomate o la bechamel, que a todos los niños les encantan y con las que no se nota el fuerte sabor de estos alimentos.

- Para que el niño se acostumbre a su sabor y de mayor lo coma sin problemas, es importante que de vez en cuando le deis verduras sin triturar, no las hagáis siempre en puré.

- El pescado en conserva (atún, sardinas, caballa), tiene mucha mejor aceptación entre los pequeños de la casa. Pueden ser una alternativa a incluir en las comidas de vez en cuando.