Si tienes seguro privado puedes elegir entre cualquiera de los hospitales o clínicas que cubra tu seguro. Y en la seguridad social, actualmente, también existe la posibilidad de elegir centro si no te convence el que te corresponde por zona. A la hora de elegir, debes tener en cuenta el equipamiento del hospital, su situación, las posibilidades que tiene, etc.

Dar a luz es un momento muy importante y especial, por lo que debes estar a gusto con el hospital o clínica en la que vas a parir. En el segundo trimestre se recomienda que se elija el centro en que se va a dar a luz para que puedas ir a visitarlo con tiempo y asegurarte de que ofrece todo lo que quieres.

Tanto la sanidad privada como la pública permiten elegir entre los centros que forman parte de su red, por lo que lo primero que debes hacer es decidirte y escoger bien sanidad pública o privada, si cuentas con seguro.

Antes de decidirte, consulta cómo trabajan los centros públicos y privados de tu zona, habla con personas que hayan dado a luz allí, investiga sobre las estadísticas e informes que tienen de cesáreas, episiotomías, etc.

También debes tener en cuenta cómo quieres que sea tu parto ya que si estás buscando un parto natural, con dilatación en bañera o con pelotas de pilates para controlar el dolor, debes asegurarte de que el centro cuenta con el equipamiento que necesitas y que respetarán el tipo de parto que quieres.

Otro detalle a considerar es su ubicación: debe estar cerca de vuestra casa o bien situado para que no tardéis mucho en llegar ni pilléis atasco, por si tenéis que ir con más prisa el día del parto.

Además, si has tenido un embarazo problemático, de riesgo o tienes posibilidades de sufrir un parto prematuro, debes asegurarte de que el centro elegido cuenta con unidad especializada de prematuros, UCI neonatal, personal médico especializado en casos de riesgo, etc.

Todos los centros de maternidad ofrecen visitas para las embarazadas, así que apúntate a todas aquellas que te interesen para consultar todas tus dudas y ver cómo es la sala de dilatación, el paritorio, las habitaciones, preguntar al personal cómo trabajan, etc.

Lo más importante a la hora de escoger es informarse bien, así sabrás con lo que puedes contra cuando llegue el gran momento.

 

Fuente: